El lehendakari dice que "no exhibirá conflictos" con el Gobierno central "como si fueran trofeos de caza"

Anuncia que derogará los últimos decretos del currículo educativo para hacer "atractivo" el euskera y "no agredir" a nadie

BILBAO, 11 (EUROPA PRESS)

El lehendakari, Patxi López, aseguró hoy que no buscará la confrontación con el Gobierno central ni "exhibirá los conflictos como si fueran trofeos de caza para reivindicar al Gobierno vasco", sino que intentará negociar "mejor, empezando por las transferencias pendientes".

Además, criticó que el currículo educativo del anterior Gobierno vasco "se quería imponer" y ha ocasionado "muchos problemas", por lo que se derogarán "muchos de los decretos que se hicieron al margen del consenso e incluso al margen de las propias medidas que avalaba el Consejo Asesor del Euskera", con el objetivo de "no agredir" con este idioma "a nadie y hacerlo atractivo".

En una entrevista concedida a TVE, recogida por Europa Press, también mostró su deseo de que el PNV encuentre "espacios de encuentro" con el actual Gobierno vasco, "para hacer la política que más beneficia al conjunto de la ciudadanía vasca", aunque subrayó que serán los nacionalistas quienes "tendrán que hacer su tránsito y decidir qué quieren ser y donde quieren estar".

El lehendakari explicó que el acuerdo firmado con el PP puede ser suscrito "por el conjunto de las fuerzas políticas de este país", ya que "no hay una sola medida o política que sea frentista", sino "principios básicos de defensa de la democracia".

Asimismo, destacó que el Gobierno vasco que él dirige "va a gobernar desde el progresismo y desde la izquierda", por lo que no protagonizará "ni un mínimo deterioro de las políticas sociales".

BANDERAS

Sobre la presencia de la bandera española en las instituciones vascas, dijo que se cumplirá la Ley, aunque reconoció que "no le gusta cuando alguien utiliza las banderas o los símbolos para dividir, para agredir al adversario".

"Las banderas y los símbolos tienen que representarnos a todos y hacerlo con normalidad y con naturalidad. No me gusta quien se envuelve en la bandera para, luego, utilizar el palo para pegarle al adversario. Por eso, cumpliremos la ley, pero desde la normalidad y la naturalidad", añadió.

EUSKERA

Respecto a los cambios en la educación pública, pidió que "nadie se preocupe" porque su objetivo es un modelo trilingüe, con el euskera y el castellano como lenguas vehiculares a las que se sumará el inglés como "herramienta de futuro para nuestros jóvenes".

En este sentido, destacó que su Gobierno "va a permitir a los padres elegir el idioma en que quieren educar a sus hijos pero que no va a olvidar el otro". "En Euskadi tenemos un patrimonio impresionante con un idioma como el euskera y lo vamos a cuidar y mimar incluso. Pero no vamos a agredir con él a nadie, vamos a hacerlo atractivo para todo el mundo. La educación tiene que transmitir también valores y en eso nos vamos a empeñar, en una educación no para la identidad sino para la ciudadanía", remarcó.

Asimismo, insistió en que su objetivo es formar "ciudadanos soberanos, con capacidad crítica, de adoptar sus propias decisiones y tolerantes".

Respecto al último currículo vasco, con el que "hemos tenido problemas porque se quería imponer", anunció que se van a derogar "muchos de los decretos que se hicieron al margen del consenso e incluso al margen de las propias medidas que avalaba el Consejo Asesor del Euskera". "Todo eso lo vamos a cambiar", añadió.

IMAZ

Preguntado por el ex presidente del PNV Josu Jon Imaz, destacó que le hubiera "encantado" que formara parte de su Gobierno y agregó que el presidente de Petronor "colaborará" con el nuevo ejecutivo como lo haría con cualquier otro Ejecutivo, dado que se trata de una persona que tiene "responsabilidad de país".

Sobre la formación de Imaz, se mostró convencido de que el PNV "asumirá" que ahora le toca estar en la oposición, donde "también tiene responsabilidad de país" y debe "definir esos espacios de encuentro con quien está en el gobierno para hacer la política que más beneficia al conjunto de la ciudadanía vasca".

"Espero encontrarme con ese PNV, cuanto antes mejor. Yo le he tendido la mano desde el primer día y estoy convencido de que nos vamos a encontrar. Por lo tanto, ellos tendrán que hacer su tránsito y decidir qué quieren ser y donde quieren estar, pero yo estoy expresando lo que me gustaría", dijo.

GOBIERNO CENTRAL

Sobre su relación institucional con el Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero, el lehendakari explicó que no va a buscar "el conflicto y mucho menos de manera artificial", sino, por el contrario, "el entendimiento, porque eso es bueno para todos".

En este sentido, puso como ejemplo de entendimiento entre los ámbitos estatal, autonómico, foral y local las obras de infraestructura que se están realizando en Euskadi, como el Tren de Alta Velocidad, la Bahía de Pasajes, las estaciones intermodales o el proyecto de Fuente Europea de Espalación de Neutrones.

Por lo tanto, se negó a "exhibir los conflictos como si fueran trofeos de caza para reivindicar al Gobierno vasco" y apostó por negociar "mejor, empezando por las transferencias pendientes".

Además, reconoció que le "corresponde defender los intereses de Euskadi y de los ciudadanos y ciudadanas vascas", labor que desarrollará con "toda contundencia ante el Gobierno de España".

"Pero estoy tan convencido de que podemos entendernos y de que va a haber complicidad, que no voy a ponerme en esa política ficción. De hecho, hasta ahora lo que se ha demostrado desde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es que se ha entendido perfectamente bien lo que necesitaba Euskadi, porque entendió desde el primer día de su gobierno que Euskadi no necesitaba conflictos ni broncas, que lo que hacía falta era tender puentes para el diálogo institucional pero también para el diálogo político", agregó.

López también dijo que su concepción del "cambio" en la política vasca pasa por "volver al tiempo del entendimiento" tras años de confrontación y propuestas políticas "que dividían a la sociedad vasca y marginaban a una parte" de la misma.

"Pretendo recuperar la mejor seña de identidad de la política vasca, que es el entendimiento entre diferentes para hacer país. El primer día tendí una mano, que dije que iba a estar permanentemente tendida en Euskadi para entenderme con los diferentes", explicó.

En este sentido, recordó el ejemplo del lehendakari José Antonio Agirre que, en 1936, fue "capaz de entenderse y acordar con otros, especialmente con Indalecio Prieto, un socialista con el que impulsó el primer Estatuto de Autonomía".

Por otro lado, reconoció que, cuando accedió como lehendakari por primera vez a Ajuria Enea, sintió "muchas cosas, pero, sobre todo, responsabilidad" al sentir que ha dejado de representar "sólo a un partido" para empezar a representar a "un país en su conjunto y eso pesa".