El nuevo escándalo de Lugo crece ante la amenaza de la mujer que lo denunció

  • Asunción, 21 abr (EFE).- El nuevo escándalo que afronta el jefe de Estado, Fernando Lugo, por otra denuncia de paternidad ha crecido hoy en Paraguay ante la firme actitud de la denunciante, que rechaza un acuerdo extrajudicial para definir el proceso de filiación.

Asunción, 21 abr (EFE).- El nuevo escándalo que afronta el jefe de Estado, Fernando Lugo, por otra denuncia de paternidad ha crecido hoy en Paraguay ante la firme actitud de la denunciante, que rechaza un acuerdo extrajudicial para definir el proceso de filiación.

Benigna Leguizamón, de 27 años, rechazó hoy la propuesta del abogado Marcos Fariña para que Lugo se realice la prueba de ADN de forma privada, para confirmar o descartar su presunta paternidad de un niño de seis años, una semana después de que le diera su apellido a otro menor de dos años.

Por su parte, el abogado de Lugo indicó que el presidente está dispuesto a someterse a la prueba de ADN "dentro o fuera de un juicio" y explicó que habían propuesto que el análisis se realizará en privado para cautelar al menor.

Leguizamón, que fue traída hoy de un barrio marginal de Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, en la frontera con Brasil, donde reside con cuatro hijos y su actual pareja postrada por enfermedad, se retiró indignada de la reunión con Fariña, en medio de sollozos e insultos, con su último hijo de meses en brazos.

"No cambia nada, todo sigue igual", aseveró Leguizamón, quien calificó, además, de "desgraciado" al mandatario antes de ser llevada de nuevo a su humilde vivienda, en un vehículo de la secretaría de la Niñez y la Infancia, que le ofreció asistencia legal y sicológica.

La mujer asegura que el mandatario es el padre del segundo hijo, Lucas Fernando, de seis años, nacido en Choré, en el departamento de San Pedro (centro), donde en ese entonces, Lugo se desempeñaba como la máxima autoridad eclesial.

La mujer afirma, además, que intimó con Lugo cuando tenía 17 años de edad y acudió a él para pedir ayuda después de que el papá de su primer hijo se desentendiera de ella.

Además, sus familiares declararon que se desempeñaba como limpiadora del Obispado.

Lugo, de 58 años, asumió hace apenas una semana la paternidad del hijo de Viviana Carrillo, Guillermo Armindo Carrillo, nacido el 4 de mayo de 2007, cinco meses después de haber renunciado a su estado clerical, el 21 de diciembre de 2006, para lanzarse a la arena política.

La presidenta del opositor Partido Colorado, Lilian Samaniego, solicitó hoy a la Fiscalía que investigue a Lugo por supuesto abuso de menor, ya que Carrillo dijo en la denuncia de filiación que "tenía apenas 16 años", cuando coincidieron con Lugo en la vivienda de su madrina, Edyth Lombardo de Vega, de la localidad de Chore, en "donde el religioso se quedaba a dormir", donde ella vivía.

En ese sentido, Samaniego consideró que el mandatario en ningún momento negó que su relación con Carrillo se haya iniciado hace diez años, cuando la joven aún era menor de edad.

"Como mujeres no podemos dejar esto como si no pasara nada", aseveró la dirigente, cuya agrupación perdió su hegemonía de 61 años en el Gobierno en los comicios generales del 20 de abril de 2008, en los que Lugo se impuso al frente de una coalición de amplio espectro ideológico.

El nuevo escándalo coincidió con el anuncio de la suspensión del viaje del jefe de Estado a Washington, previsto para este jueves, luego de tomar juramento a tres de los cuatro ministros que nombró en la víspera, el mismo día en que se celebró el primer aniversario de su histórico triunfo electoral.

Un sector de la prensa consideró la remodelación ministerial como una estrategia "para encubrir otro escándalo", ya que uno de los relevados se encontraba en misión oficial en Alemania y uno de los designados también de viaje en Europa.

Por otra parte, la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) desmintió hoy haber recibido con anterioridad denuncias sobre presunta paternidad de Lugo, cuando éste se desempeñaba como prelado en San Pedro, como expresó el obispo de la diócesis de Alto Paraná (este), Rogelio Livieres..

"El Consejo Episcopal Permanente (de la CEP) lamenta y rechaza las expresiones de Livieres que hacen entender que hubo encubrimiento y complicidad de los obispos de Paraguay sobre la conducta moral del entonces miembro del colegiado episcopal, Fernando Lugo", indicó el documento.

Por otro lado, el ministro de Información y Comunicación de la Presidencia, Augusto Dos Santos, anunció que Lugo suspendió su viaje de este jueves a Washington, donde el viernes debía participar de un seminario organizado por el Banco Mundial (BM).