El PP cree que el Supremo demuestra que nadie puede usar la justicia a su antojo

  • Madrid, 27 may (EFE).- El PP cree que la decisión del Tribunal Supremo de admitir una querella contra el juez Baltasar Garzón en relación con la causa que investigó sobre las desapariciones de la Guerra Civil y el franquismo refuerza la idea de que "nadie puede utilizar a su antojo el Estado de Derecho".

El PP cree que el Supremo demuestra que nadie puede usar la justicia a su antojo

El PP cree que el Supremo demuestra que nadie puede usar la justicia a su antojo

Madrid, 27 may (EFE).- El PP cree que la decisión del Tribunal Supremo de admitir una querella contra el juez Baltasar Garzón en relación con la causa que investigó sobre las desapariciones de la Guerra Civil y el franquismo refuerza la idea de que "nadie puede utilizar a su antojo el Estado de Derecho".

La portavoz del grupo popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha respondido así a la admisión a trámite de una querella presentada por el sindicato ultraderechista Manos Limpias contra el juez de la Audiencia Nacional por un delito de prevaricación.

En su opinión, con la iniciativa del Supremo queda claro que "no hay ningún ciudadano", ni siquiera el juez Garzón, "que esté por encima de la ley" y, además, ha dicho que refuerza "dos cosas muy claras", en primer lugar que existe un Estado de Derecho que nadie puede utilizar según le convenga y, en segundo, que rige un principio de "responsabilidad de todos, incluidos los jueces, a la hora de hacer esa aplicación".

También ha señalado que la decisión judicial "avanza en una mayor confianza" en las instituciones en lo que se refiere a la persecución de los delitos, "cualquiera que sea el que lo cometa".

El sindicato Manos Limpias -sin representación en ningún centro de trabajo y que está dirigido por el ex responsable de la formación ultraderechista Fuerza Nueva Miguel Bernard- acusó a Garzón de prevaricación por declararse competente para investigar las desapariciones de la Guerra Civil y el Franquismo a sabiendas de que no era competente para ello.