El PP delega en Camps las decisiones políticas que puedan derivarse de su imputación

  • Madrid, 19 may (EFE).- La dirección nacional del PP ha confiado en el presidente valenciano, Francisco Camps, las decisiones políticas que puedan derivarse de su imputación en el "caso Gürtel", incluidas las de momento remotas posibilidades de que dimita o adelante las elecciones en la comunidad.

El PP delega en Camps las decisiones políticas que puedan derivarse de su imputación

El PP delega en Camps las decisiones políticas que puedan derivarse de su imputación

Madrid, 19 may (EFE).- La dirección nacional del PP ha confiado en el presidente valenciano, Francisco Camps, las decisiones políticas que puedan derivarse de su imputación en el "caso Gürtel", incluidas las de momento remotas posibilidades de que dimita o adelante las elecciones en la comunidad.

Según han informado a Efe fuentes del PP, el presidente nacional de los populares, Mariano Rajoy, ha optado por dar a Camps "un margen muy amplio" de maniobra y acción tras conocerse su imputación en la ramificación valenciana del caso Gürtel.

Hasta tal punto es amplio dicho margen que Rajoy y la plana mayor defenderán a Camps hasta el final.

Porque el presidente de la Generalitat y del PP en esa comunidad, en las diferentes conversaciones que ha tenido con Rajoy en los últimos días, según sostienen las fuentes, se ha mostrado seguro de que en la causa "no hay absolutamente nada" contra su persona y de que, por esa razón, el partido puede confiar plenamente en él.

Camps, en definitiva, ha convencido a Rajoy -y a la secretaria general, María Dolores de Cospedal- de que es inocente y de que la investigación quedará tan cerrada que no se podrá reabrir.

Y Rajoy y De Cospedal han creído la palabra de uno de los barones territoriales más poderosos del partido.

Tanto el presidente valenciano como el secretario general de los populares en la comunidad autónoma, Ricardo Costa, están imputados por un supuesto delito de cohecho.

Costa ha acudido a declarar hoy mismo ante el juez instructor de la causa en el Tribunal Superior de Justicia valenciano, José Flors, en tanto que Camps lo hará mañana.

Tal y como apuntan las fuentes consultadas, Camps cree firmemente que ahora mismo impera su proceder en instancias judiciales, por encima incluso de la estrategia política que paralelamente pueda desarrollarse.

Así se lo ha transmitido a Rajoy y éste, a su vez, a la plana mayor, de modo que la dirección nacional se dedicará a reafirmarse en su defensa a Camps.

Si la investigación al presidente valenciano acaba "en nada", argumenta una fuente, Camps, por lógica, tendrá "un cheque en blanco" para actuar como estime oportuno.

Y si la investigación le convierte en presunto culpable de los supuestos delitos que se le atribuyen, también tendrá en su mano las decisiones que adopte, de tal forma, apunta una fuente popular, que las opciones de dimitir o de adelantar las elecciones, si se plantean, las tomará sólo Camps.

No obstante, algunas fuentes reconocen que si la causa contraviene los intereses del máximo responsable del PP valenciano, Rajoy podría instarle a elegir un camino.

De hecho, algunas de las fuentes consultadas indican que si se cumple dicho supuesto, la dirección nacional del PP tiene en la recámara dos nombres para el reemplazo: la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el conseller de Economía, Gerardo Camps, aunque éste está muy identificado con el presidente.

Algunas fuentes de la dirección nacional, con todo, dan por descartada la dimisión.

Una fuente ha resumido en pocas palabras el sentir que reina en el PP acerca de la imputación de Camps: "Nuestro destino está en sus manos".