El "speaker" de los Comunes pide excusas por el daño al Parlamento

  • Londres, 18 may (EFE).- El "speaker" (presidente) de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, pidió hoy públicamente disculpas por el escándalo de los abusos de los diputados de distintos partidos del dinero público para sus gastos particulares.

Cameron pide elecciones generales inmediatas por el escándalo parlamentario en el Reino Unido

Cameron pide elecciones generales inmediatas por el escándalo parlamentario en el Reino Unido

Londres, 18 may (EFE).- El "speaker" (presidente) de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, pidió hoy públicamente disculpas por el escándalo de los abusos de los diputados de distintos partidos del dinero público para sus gastos particulares.

Sin embargo, el político laborista no dijo nada de una posible dimisión como le exigió este fin de semana, en un gesto sin precedentes, el líder del Partido Liberal-Demócrata, Nick Clegg.

Tras expresar sus excusas por su propio papel en todo este asunto, Martin dijo que todos los diputados debían aceptar su responsabilidad por el "daño terrible" que se ha hecho al prestigio del Parlamento.

"Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestro poder para recuperar la confianza de la gente", afirmó el "speaker", quien anunció la convocatoria de una reunión de los líderes de todos los partidos para discutir una reforma del sistema de retribución de los diputados.

Martin hizo esa declaración parlamentaria después de que el diputado de la oposición conservadora Douglas Carswell presentara una moción de no confianza en su persona firmada por quince colegas de los tres partidos parlamentarios, moción que el propio "speaker" desestimó hoy por cuestiones de procedimiento.

En su intervención, el "tory" Carswell abogó por un nuevo presidente de la Cámara de los Comunes porque, según dijo, se necesita a alguien con "autoridad moral" para pilotar el cambio necesario.

A su vez, el veterano diputado laborista David Winnick le pidió a Martin que diera "alguna indicación" al menos de cuándo pensaba dimitir porque "una dimisión temprana ayudaría a la reputación de esta cámara".

El parlamentario conservador Richard Shepherd se levantó también para decir que el público no se creería que los diputados iban a tomarse en serio una posible reforma mientras Martin siguiese siendo el speaker.

Martin ha sido criticado desde distintos frentes por haber intentado bloquear la publicación de los gastos de los diputados, filtrados -según algunos vendidos- al diario "The Daily Telegraph", que lleva publicando todo tipo de detalles desde hace más de una semana.

Según las revelaciones del periódico, los diputados han empleado fondos públicos en necesidades tan llamativas como comida de perros, jardinería, tampones, pañales y tinte del pelo, al tiempo que han engañado en varios casos sobre las hipotecas de sus segundas residencias, a las que tienen derecho si no viven en Londres.

Los que todavía defienden a Martin critican que se le quiera convertir en chivo expiatorio cuando son muchos más los culpables de lo ocurrido y él se ha preocupado sobre todo de intentar encubrirlos.

Mientras tanto, el jefe de Scotland Yard, Paul Stephenson, dijo hoy que está dispuesto a lanzar una investigación policial sobre los gastos de los diputados si se hace finalmente necesario.

En declaraciones al vespertino "Evening Standard", Stephenson explicó que había mantenido conversaciones "muy útiles" con el director de la fiscalía pública, Keir Starmer.

Para actuar, la policía y la fiscalía deben decidir si algunos diputados violaron la ley, cobrando, por ejemplo, cantidades que no les correspondían por ciertas hipotecas o engañando al fisco británico,y si hay posibilidades suficientes de procesarlos.