El Supremo admite una querella por prevaricación contra Garzón

MADRID (Reuters) - El Tribunal Supremo ha abierto un proceso por presunta prevaricación contra el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón respecto a su gestión del sumario sobre las desapariciones durante la guerra civil y el franquismo, según un auto difundido el miércoles.

La Sala Segunda del alto tribunal aceptó de forma unánime la querella de la asociación Manos Limpias, que señalaba que el conocido magistrado prescindió de los procedimientos establecidos y montó un proceso a sabiendas de que no era competente para juzgar el caso.

"Esta Sala sin valorar ni prejuzgar lo sucedido, entiende que no se dan las condiciones para rechazar la admisión a trámite de la querella", según el auto del tribunal.

El caso abierto por Garzón en octubre pasado, al que renunció poco después y cuya competencia también le fue denegada por la Audiencia Nacional, levantó ampollas entre la clase política y la opinión pública, y su renuncia molestó a las asociaciones de la memoria histórica.

La querella considera que el juez, que acusó al general Francisco Franco y a otros miembros de su gobierno de la desaparición de miles de personas durante la guerra y la posguerra, prescindió no sólo de procedimientos, sino también de la irretroactividad de la ley penal o de la ley de amnistía de 1977.

"Estoy tranquilo. Confío en la justicia y me defenderé cuando llegue su momento", dijo Garzón a los periodistas en la Audiencia Nacional el miércoles.

Garzón autorizó la exhumación de fosas comunes, entre ellas las del poeta Federico García Lorca. Posteriormente se inhibió ante los tribunales provinciales para que estos decidieran.

El sindicato de funcionarios públicos Manos Limpias presentó esta querella el 26 de enero y en ella pedía que, de ser admitida a trámite, se suspendiera cautelarmente a Garzón, decisión que correspondería al Consejo General del Poder Judicial.

El Partido Popular, que se mostró contrario a las actuaciones de Garzón, mostró su satisfacción con la decisión judicial.

"Ese auto refuerza la confianza de los ciudadanos en el Estado de Derecho, yo lo valoro positivamente, pone de manifiesto que no hay ningún ciudadano, incluido el juez Baltasar Garzón, que esté por encima de la ley", dijo la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría.