Ezenarro (Aralar) exige al PSE que "clarifique cuál es su hoja de ruta para conseguir la paz en el país"

Anuncia que los parlamentarios vascos y navarros de Aralar profundizarán su colaboración ante la "semejanza" de las dos regiones

PAMPLONA, 6 (EUROPA PRESS)

La parlamentaria vasca de Aralar Aintzane Ezenarro exigió hoy al PSE que "clarifique cuál es su hoja de ruta para la paz y la normalización del país", al "no estar recogida en las bases del acuerdo adoptado con el PP".

Ezenarro, que compareció esta mañana en rueda de prensa en Pamplona junto al parlamentario navarro Txentxo Jiménez (intregrado en el grupo de Nafarroa Bai), mostró su preocupación porque en las bases acordadas entre PSE y PP en la Comunidad Autónoma Vasca "no hay ni una sola mención a la necesidad de abordar un nuevo diálogo político para, de una vez por todas, acordar un marco de convivencia en el que todos podamos vivir cómodos y todos los proyectos se puedan realizar".

La dirigente de Aralar criticó que "aunque no está recogido en las bases del acuerdo", el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, "intenta una y otra vez justificar este pacto antinatura haciendo alusión a un nuevo proceso de paz", por lo que reclamó al Partido Socialista que "ponga luz y taquígrafos" en esta materia, y clarifique "cuál va a ser su hoja de ruta para la paz y la normalización del país".

Ezenarro anunció que los grupos parlamentarios de Aralar en Euskadi y Navarra van a "profundizar" su colaboración, ya que "la situación que vivimos se asemeja cada días más". Además, apostó por trabajar "conjuntamente" porque la sociedad vasca y navarra "nos han trasladado, de alguna manera, la responsabilidad de llevar la oposición de izquierdas en ambos Parlamentos", lo que "vamos a hacer de una manera activa, firme y constructiva".

En esta línea, puso de relieve que en la CAV "ya se está ratificando el frente españolista", mientras que en Navarra "gobierna UPN con el apoyo del PSN, que está ayudando a hacer que la derecha recupere el oxígeno que la sociedad navarra estuvo a punto de cortarle en las pasadas elecciones autonómicas"

En opinión de Ezenarro, populares y socialistas vascos "no sólo han hablado de la votación para la investidura y de la mesa del Parlamento", si no que han acordado "una relación preferente, incluso en las cuestiones presupuestarias"; y censuró que el PSE "está atado de pies y manos por el PP".

Además, recalcó que "todas las relaciones que se puedan dar por otros partidos siempre estarán condicionadas por ese acuerdo", por lo que pidió que ambas formaciones expliquen "cómo se entiende este acuerdo, si no es frentismo". "Todo lo que podamos acordar otros pasará por este acuerdo de bases firmado con el PP, que recoge claramente el programa electoral del partido popular", insistió.

"RETROCESOS" POR EL ACUERDO

La parlamentaria de Aralar advirtió de que con el acuerdo alcanzado entre PSE y PP "puede haber retrocesos en tres campos: en la política de normalización lingüística, en las respuestas a la crisis y que no se haya incluido en el acuerdo ni una sola palabra sobre la paz"; y censuró que pueden darse "involuciones" en diferentes materias.

Respecto a la política lingüística, Ezenarro auguró que "se puede llegar a una involución o incluso a una situación de preoficialidad del euskera". Situación que, en su opinión, "se ha visto ya en la votación y en la elección de la mesa del Parlamento, porque no sólo la presidenta no es bilingüe, si no que la mayoría no lo es". "En un país que hay dos lenguas oficiales en toda la comunidad, que la mayoría de las personas de la Mesa no las sepan es algo que no tiene parangón en ninguna comunidad europea".

Por su parte, el parlamentario navarro Txentxo Jiménez consideró que una vez reafirmado el cambio de Gobierno en la CAV "se dará una gran similitud en la realidad política de Navarra y Euskadi", porque "ambos gobierno coinciden en un planteamientos claramente frentistas, revanchistas y con voluntad excluyente de lo que es todo lo que queda al margen de la composición de ambos Ejecutivos".

A su juicio, son "dos gobiernos que están conformados por la derecha más rancia que existe en el Estado y por los socialistas", realizando "una política frentista". Según Jiménez, UPN "está recuperando las esencias más puras de la ideología de muy derechas que siempre ha tenido", y criticó que "están lejos y muy alejados de la necesidad de esta comunidad, pretendiendo afrontar la crisis desde el clientelismo y metiendo dineros públicos en las grietas del sistema".