Font de Mora enmarca la manifestación y huelga en la enseñaza en una "estrategia política de los partidos de izquierda"

Muestra su disposición al diálogo y dice que trabajará en la misma línea

VALENCIA, 29 (EUROPA PRESS)

El conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, consideró hoy que las manifestaciones contra la política educativa del Consell y la huelga celebradas ayer "se enmarcan dentro de una obvia estrategia política de los partidos de la izquierda valenciana", al tiempo que estimó que, al analizar estas movilizaciones, sus organizadores verán que "no se cumplieron ni muchos menos sus propósitos".

Destacó que el respaldo logrado por la gestión del Gobierno valenciano en las pasadas elecciones autonómicas mostró el apoyo a su programa educativo y defendió la "apuesta" de la administración autonómica por el sistema público de educación. Asimismo, e conseller manifestó que su departamento va a seguir trabajando "en la misma línea política" y mostró la "disposición permanente al diálogo" de su equipo.

Font de Mora, que realizó estas declaraciones en los pasillos de las Corts Valencianes, indicó, sobre el matiz "político" de estas protestas, convocadas por la Plataforma per l'ensenyament públic, ya que "no hay que olvidar que estamos en las vísperas de una elección de carácter general como son las elecciones europeas" y comentó que "por tanto, lo que en principio pudiera entenderse como una serie de acontecimientos de carácter sectorial se ha de enmarcar en ese contexto global", según dijo, "claramente político".

Agregó, al respecto, que "la propia convocatoria fue apoyada de una forma clara por las organizaciones políticas no sectoriales", entre las que citó al PSPV, al grupo parlamentario Compromís, EU y ERC. Apuntó que "todos los partidos de la izquierda llamaron a todos sus militantes y no sólo convocaron a los que pertenecen al sector de la educación a manifestarse".

Respecto a la convocatoria de huelga en los centros educativos, Alejandro Font de Mora estimó que "mantuvieron su apertura" y "cumplieron los servicios mínimos", además de destacar que "la gente fue atendida". Así, señaló que "los propósitos de cerrar absolutamente el sistema educativo tampoco se cumplieron".

El responsable autonómico afirmó que no pretende "entrar en una guerra de cifras" sobre el seguimiento de la huelga y de la manifestación, pero se "mostró convencido" de que cuando los organizadores de estas movilizaciones las analicen "fríamente", se verá que "no se cumplieron ni mucho menos sus propósitos".

"DIFÍCIL DE REBATIR"

Asimismo, comentó, sobre el "posicionamiento del Consell a partir de ahora", que "hay que tener claro" que el Gobierno valenciano posee "un mandato político del pueblo valenciano que fue ratificado hace nada más dos años de una manera muy firme a través de una mayoría absoluta" en las últimas elecciones autonómicas, y aseguró que su departamento seguirá trabajando "en la misma línea política" practicada hasta el momento.

Aseveró que este respaldo apoyó "un programa educativo que planteaba unas cuestiones muy claras", entre las que apuntó, "la libertad de elección de centros" y "la posibilidad de convivencia en el sistema educativo (entre público, concertado y privado)".

Font de Mora defendió la "apuesta" del Consell por el sistema público de educación y dijo que ésta "resulta difícil de rebatir". "Cómo puede decirse que un gobierno está en contra del sistema público cuando ha construido 300 centros públicos, nuevos muchos de ellos; ha invertido 1.300 millones en esa construcción y tiene planificados otros 550, más del 65 por ciento puesta en marcha ya la obra", preguntó, tras lo que señaló que se están "dando un fuerte impulso a las infraestructuras" de dicho sistema.

Igualmente, planteó "cómo se puede hablar de ataque al sistema público en materia de personal" cuando "desde que gobierna el PP más de 16.000 profesores se han incorporado al sistema público educativo" de la Comunitat. Manifestó que "ha habido un aumento de plantilla de más del 50 por ciento" y resaltó también las iniciativas abordadas para "dignificar las condiciones económicas del profesorado".

El conseller apuntó que a ello se suman "los avances en nuevas tecnologías y los intentos reiterados de introducir el inglés", tras lo que dijo que "partiendo de esas premisas, no se entiende cómo se puede tener esa posición tan extrañamente discrepante". En esta línea, comentó que en el conjunto de las reivindicaciones planteadas a su departamento "hay pocas de carácter laboral propiamente" dicho e insistió en la "disposición política, más que sindical" de la movilización de ayer.

"DISPOSICIÓN AL DIÁLOGO"

El titular de Educación quiso dejar "clara" la "disposición al diálogo permanente" de su equipo. Indicó que se han llevado a cabo "más de 120 reuniones de las diferentes mesas", a la vez que reiteró que seguirá "trabajando en el mismo sentido". Destacó que su departamento habla con quienes sus "interlocutores legales y naturales", según dijo, "los sindicatos que forman parte de la Mesa Sectorial y la Mesa de Padres y Alumnos".

"La Conselleria sigue abierta a esa disposición al diálogo" y "continuará hablando de los temas que se vayan planteando en su momento con toda normalidad y con toda tranquilidad en la buena conciencia de que nuestro principal propósito es trabajar para que los valencianos tengan un sistema educativo que cumpla sus expectativas -las del "conjunto de la sociedad", precisó-- al máximo nivel posible".

Respecto a la representatividad de la Plataforma en el sector educativo, Font de Mora apuntó, al ser preguntado por esta cuestión, que sobre esta entidad no tenía "nada" que comentar porque sus interlocutores "son los que son". Mostró su respeto y el del Consell a que la gente se reúna, se una y se federe, pero insistió en que sus interlocutores son "los sociales por antonomasia", en alusión a los sindicatos. "Negociamos con los sindicatos, con los que han convocado la huelga y con los que no. En ese escenario de diálogo es en el que nos vamos a mover. Otra cosa es que se reciba a una u otra asociación", comentó.