La activista birmana Aung San Suu Kyi necesita un cuidado médico continuado

  • Bangkok, 12 may (EFE).- La líder de la oposición birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, precisa de un prolongado tratamiento médico para recuperarse de las dolencias que padece cuando se acerca su sexto año seguido de cautiverio, indicaron hoy fuentes de su partido político.

La activista birmana Aung San Suu Kyi necesita un cuidado médico continuado

La activista birmana Aung San Suu Kyi necesita un cuidado médico continuado

Bangkok, 12 may (EFE).- La líder de la oposición birmana y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, precisa de un prolongado tratamiento médico para recuperarse de las dolencias que padece cuando se acerca su sexto año seguido de cautiverio, indicaron hoy fuentes de su partido político.

Suu Kyi, de 64 años, está siendo tratada desde el pasado viernes con sueros intravenosos por su dificultad para ingerir alimentos, y aunque su tensión sanguínea es ya normal, "es necesario que reciba cuidados médicos durante algún tiempo", señaló Nyan Wyin, portavoz de la Liga Nacional por la Democracia (LND).

Desde el pasado viernes, Suu Kyi ha recibido en dos ocasiones en su residencia, en la cumple el arresto domiciliario impuesto por la Junta Militar, la atención sanitaria del ayudante de su médico personal, el doctor Tin Myo Win, de quien la LND nada sabe desde hace cinco que días fue detenido por motivos desconocidos.

El doctor Tin Myo Win fue arrestado al llegar al domicilio de la activista, al día siguiente de que la Policía detuviera a un ciudadano estadounidense que burló las medidas de seguridad y entró en la residencia de la líder opositora.

Suu Kyi, quien ha pasado cautiva 13 de los últimos 19 años, tiene prohibidas las visitas sin la previa autorización de las autoridades militares, por lo que únicamente recibe de cuando en cuando a su médico y a emisarios del Gobierno.

La Junta Militar que preside el general Than Shwe rechazó a principios de mayo la petición hecha por la LND para poner en libertad a Suu Kyi.

La LND, con Suu Kyi al frente, ganó por abrumadora mayoría las elecciones generales celebradas en 1990, cuyos resultados nunca han sido reconocidos por los generales que gobiernan el país desde 1962.