La Audiencia Nacional deja en libertad a 8 acusados de reconstruir Batasuna, encarcelados en enero por Garzón

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dejó hoy en libertad bajo fianza de 6.000 euros*a 8 miembros de la plataforma Demokracia Hiru Milloi (D3M), Acción Nacionalista Vasca (ANV) y Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) encarcelados el pasado 26 de enero por orden del juez Baltasar Garzón que encontró indicios de que intentaban reconstruir la dirección de la ilegalizada Batasuna. La decisión implica que la portavoz de la D3M, Rosario Amparo Lasheras; la representante de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y portavoz de la izquierda abertzale, Arantza Urkaregi; el asalariado del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) Imanol Nieto; Iker Rodrigo Basterrecha; Elisabet Zubiaga; Hodei Egaña --detenido en dos ocasiones por actos de 'kale borroka' y promotor del acto de homenaje a José Ignacio de Juana Chaos--; el miembro de ANV Agurtzane Solabarrieta y el miembro de la Mesa Nacional de Batasuna en 2001 Iñaki Angel Olalde, quedarán en libertad en las próximas horas previo pago de la citada cantidad económica. La Sección Segunda ha estimado parcialmente el recurso de apelación presentado por la defensa de los acusados contra la decisión de Garzón de enviarles a prisión por integración en organización terrorista en contra del criterio del Ministerio Fiscal, que defendía que debían permanecer en la cárcel. En un auto hecho público hoy, el ponente de la sentencia, el ex vocal del Consejo General del Poder Judicial Enrique López, explica que "la argumentación" empleada por Garzón en el auto en el que fundamentaba su decisión "no es excesiva" y "permite que se cuestione la naturaleza jurídico-penal de los hechos". El magistrado coincide con la argumentación de la defensa de los acusados que señalaban en su recurso ante la Sala de lo Penal que los actos detectados por Garzón contra sus clientes "no eran más que actividades de carácter político, en el ejercicio del derecho de participación". La Sección Segunda considera además que los acusados tienen un elevado arraigo que evitaría un posible riesgo de fuga e indica que no existe en este momento peligro de reiteración delictiva de los acusados debido a que los partidos políticos del ámbito de la izquierda abertzale relacionados con los hechos --D3M, Askatasuna, PCTV y ANV-- "han sido ilegalizados". A pesar de ello el ponente explica que no puede descartarse "la naturaleza delictiva" de su acción, que lleva aparejada una pena mínima de 6 años de prisión, motivo por el cual procede la imposición de la citada fianza para así garantizar la presencia de los acusados ante el tribunal al que le sea adjudicada la causa. Garzón explicaba en el auto por el que ordenó el ingreso en prisión de los 8 acusados que el partido Democracia Hiru Milloi (D3M) y Askatasuna constituían las nuevas marcas de ETA-Batasuna. Calificaba a D3M como el centro organizativo de la nueva Batasuna y otras entidades de la izquierda abertzale convertidas en "un todo orgánico a las órdenes de ETA". El magistrado aseguraba que varios de estos imputados por integración en organización terrorista, son miembros de Batasuna que se han "desdoblado de la misma" para dirigir este nuevo partido. Este es el caso de Arantxa Urkaregi que dirige la sede de Bilbao de la nueva plataforma, Imanol Nieto Casanueva o Rosario Amparo Las Heras, que sería responsable de la de Vitoria.