La Junta Militar birmana prolonga el arresto domiciliario del vicepresidente de la LND

  • Bangkok, 13 feb (EFE).- La Junta Militar de Birmania (Myanmar) prorrogó hoy un año más el arresto domiciliario del vicepresidente de la Liga Nacional por la Democracia (LND), Tin Oo, mano derecha de la Nobel de la Paz y líder de la oposición, Aung San Suu Kyi.

La Junta Militar birmana prolonga el arresto domiciliario del vicepresidente de la LND

La Junta Militar birmana prolonga el arresto domiciliario del vicepresidente de la LND

Bangkok, 13 feb (EFE).- La Junta Militar de Birmania (Myanmar) prorrogó hoy un año más el arresto domiciliario del vicepresidente de la Liga Nacional por la Democracia (LND), Tin Oo, mano derecha de la Nobel de la Paz y líder de la oposición, Aung San Suu Kyi.

La medida le fue anunciada a Tin Oo, de 81 años, por un grupo de policías que entró en su casa de la zona norte de Rangún, donde cumple arresto domiciliario desde hace casi cinco años, indicaron fuentes de la LND.

Tin Oo, general jubilado que antes de unirse a la oposición ocupó el cargo de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas birmanas entre 1974 y 1976, fue detenido con Suu Kyi en mayo de 2003 después de que partidarios del régimen militar atacarán el convoy de vehículos en el que realizaban una gira política por el norte del país.

La extensión del arresto domiciliario del vicepresidente de la LND se produce tras la visita oficial que el representante especial de Naciones Unidas, Ibrahim Gambari, efectúo a Birmania hace dos semanas para promover el diálogo entre la oposición y la Junta Militar, y pedir la excarcelación de los presos políticos.

Durante su visita de cuatro días, Gambari se reunió con Suu Kyi, y con otros representantes de la oposición y del Gobierno, pero no con el jefe de la Junta Militar, el general Than Shwe.

La LND de Suu Kyi, que ha vivido 13 años bajo arresto domiciliario, ganó con más del 82 por ciento de los votos las elecciones legislativas de 1990, las últimas celebradas en el país, pero los generales derrotados nunca reconocieron el resultado de las urnas.

La Junta Militar, que el año pasado aprobó en un plebiscito una Constitución que le garantiza la continuidad en el poder, continúa con sus planes de celebrar elecciones parlamentarias en 2010.