La Stasi trató de reclutar a Merkel, según la propia canciller

  • Berlín, 19 may (EFE).- La policía política de la extinta República Democrática Alemana (RDA), la Stasi, trató de reclutar a la actual canciller Angela Merkel, según explicó hoy la propia jefa del Gobierno alemán en una entrevista con la televisión pública.

La Stasi trató de reclutar a Merkel, según la propia canciller

La Stasi trató de reclutar a Merkel, según la propia canciller

Berlín, 19 may (EFE).- La policía política de la extinta República Democrática Alemana (RDA), la Stasi, trató de reclutar a la actual canciller Angela Merkel, según explicó hoy la propia jefa del Gobierno alemán en una entrevista con la televisión pública.

"De inmediato dije que eso no era para mi", explicó Merkel, en declaraciones al programa "Menschen bei Maischberger" de la primera cadena, ARD.

Según la canciller, la propuesta se la hizo un funcionario del ministerio de Seguridad de la RDA, que pretendía captarla para un puesto en la Universidad Técnica de la localidad germano-oriental de Ilmeneau.

El requerimiento no sorprendió a Merkel, que había hablado de la cuestión con sus padres anteriormente y sabía lo que debía decir llegado el caso: que no era capaz de tener la boca cerrada y que se lo contaba todo a sus amigos.

"Con ello quedó zanjado el asunto, porque el silencio era la condición imprescindible para el puesto, tras lo cual no consiguió el trabajo en la Universidad.

Merkel, nacida en Hamburgo en 1954, pasó toda su infancia y juventud en territorio de la RDA, donde se trasladado su padre, un pastor protestante.

En 1978 se licenció en Física en la Universidad de Leipzig, luego pasó a ejercer en la Academia de Ciencias Físicas en el Este de Berlín, donde en 1986 se doctoró.

La policía política de la RDA, la Stasi, llegó a tener unos 90.000 agentes, complementados por 300.000 confidentes, cuya misión era hacer un seguimiento hasta la esfera más privada de los sujetos "espiados".

Se estima que la Stasi llegó con ello a tener una de las redes más compactas de observación de sus ciudadanos, gracias a esos confidentes, repartidos tanto entre estamentos académicos y de otros ámbitos profesionales, como en comunidades de vecinos.