López buscará la "complicidad" con el Gobierno central, pero "confrontará" si es necesario para los intereses de Euskadi

Advierte de que habrá diálogo social aunque no esté presente ELA "si los demás están dispuestos"

BILBAO, 10 (EUROPA PRESS)

El lehendakari, Patxi López, aseguró hoy que buscará, en su labor al frente del ejecutivo vasco, la "complicidad" con el Gobierno central pero advirtió de que "confrontará" si es necesario para los intereses de Euskadi, "aunque no de forma artificial". Además, aseguró que habrá diálogo social aunque no esté presente ELA, "si los demás están dispuestos".

En una entrevista a El Correo, recogida por Europa Press, López afirmó que su "obligación es defender los intereses de Euskadi", defensa que mantendrá ante las otras instituciones, "especialmente, ante el Gobierno de España", pero sin "buscar la confrontación de manera artificial".

"No vamos a utilizar la frustración como un logro para reafirmar la posición del Gobierno vasco o de Euskadi frente a España. Siempre voy a buscar el entendimiento y la complicidad. Es mejor entenderse que confrontar. Eso no quiere decir que vaya a renunciar a ninguna de las medidas que necesita Euskadi: transferencias, competencias... Si hay que confrontar lo haré, pero no de manera artificial", explicó.

Además, también precisó que no va a gobernar "para los socialistas vascos" ya que "incluso" puede que haya momentos en los que se produzcan "diferencias" con el PSE. "Un gobernante tiene que entender que debe gobernar para todos", insistió.

TRASPASO DE PODERES

En cuanto al traspaso de poderes, indicó que "lo normal" hubiese sido hacer una comisión de traspaso como en Galicia, pero no ha sido posible porque "aquí ha habido dos candidatos a la Lehendakaritza hasta el final". En cuanto a la relación personal con el lehendakari saliente, dijo que ha habido "más de un encuentro" con Juan José Ibarretxe que se han desarrollado "con cordialidad" y "han sido más personales, más humanos".

Sin embargo, criticó que Ibarretxe "no tuvo su mejor día" en el pleno de investidura del martes, en el que echó en falta que el jeltzale hubiera "puesto más en valor lo que había hecho en su mandato" y no "un discurso casi desde el rencor y excesivamente crítico" con el PSE, "el partido con el que se ha entendido a lo largo de estos años".

López también recordó que su llegada a la Lehendakaritza es un proyecto que nació en el congreso del PSE del año 2002, en el que él fue elegido secretario general. "Ha sido el final de un camino que ha estado trufado de sacrificio e incomprensión, incluido en el propio partido", agregó.

PNV

En cuanto a la actitud política del PNV, mostró su confianza en que a sus dirigentes se les pasará "esta mala digestión de los resultados electorales" y "va a renacer ese PNV responsable, gran partido de este país". En este sentido, dijo que el presidente jeltzale, Iñigo Urkullu, debe entender que le está "tendiendo la mano para hacer el país con todos".

Preguntado por las últimas declaraciones de la portavoz parlamentaria de Aralar, Aintzane Ezenarro, que considera que el nuevo Ejecutivo vasco es "frentista", López consideró que "no es más que una llamada propagandística para seguir siendo un referente en la izquierda abertzale" y "seguir buscando votos de donde sabe que los consiguió en las pasadas elecciones".

Sobre la presencia de miembros de la Guardia Civil en su toma de posesión, aseguró que cuando el lehendakari promete su cargo "también lo hace como representante del Estado en el País Vasco y todos los que representan al Estado tienen que estar en ese acto, incluidos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado".

Respecto a esta ceremonia, también recordó que prometió el cargo sobre un ejemplar del Estatuto de Gernika, del que "nace la legitimidad incluso del propio cargo de lehendakari" y que "simboliza muy bien cómo los vascos hemos sabido sumar".

El nuevo lehendakari dijo que tiene una buena relación personal con el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, con el que sólo mantendrá reuniones directas en la comisión de seguimiento del pacto entre ambas formaciones en caso de que se den "situaciones extraordinarias".

Respecto a sus declaraciones en campaña, precisó que prometió que "no iba a hacer un Gobierno con el PP", cosa que no ha hecho, como tampoco ha formado "un frente".

Por otro lado, criticó la postura del PP en el resto del Estado, donde, según dijo, está actuando "de manera irresponsable" en sus ataques al Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero.

CONSEJEROS

El jefe del nuevo Ejecutivo vasco se refirió también a la labor para elegir a sus consejeros, a los que "lo primero" que pudo ofrecer fue "dos escoltas y convertirse en objetivo de una banda terrorista", por lo que algunos a los que les ofreció este cargo lo rechazaron, algo "muy entendible". "Lo respeto muchísimo", añadió.

En cuanto a la situación en la Diputación alavesa, explicó que "hay que ver cómo se comporta el PNV" y "si las diputaciones van a jugar a la contra o van a ayudar" a la labor del Gobierno vasco.

En este sentido, puso el ejemplo de medidas que se puedan llevar al Consejo Vasco de Finanzas contra la crisis, ante las que las diputaciones podrían "jugar a la contra". "Lo que no vamos a permitir es que se nos boicotee desde una institución gobernada por la tercera fuerza política".

ETA

Preguntado por el final de ETA, destacó que se pondrán "todos los medios" contra la banda y "los que legitiman sus posiciones", para eliminar "cualquier atisbo de comprensión o de legitimación de la violencia en Euskadi" y para lograr que "ETA no tenga relevo".

"Lo primero --en las medidas de deslegitimación será-- cumplir la ley, por ejemplo, la de víctimas. Hacer que desaparezcan todos los símbolos de justificación de la violencia. Vamos a lograr que la educación transmita valores democráticos, que los medios de comunicación públicos sean un instrumento al servicio del sistema democrático y de la pluralidad", añadió.

Sobre otras cuestiones, indicó que los niños vascos estudiarán en tres idiomas, con el euskera y castellano como lenguas "vehiculares", a las que se sumará el inglés, con un modelo pactado con la comunidad educativa, "que se adapte a la realidad sociolingüística de Euskadi".

Asimismo, dijo que mantendrá el apoyo a la escuela concertada porque lo contrario sería "suicida", aunque señaló "si alguien recibe ayudas públicas tendrá que estar sometido a criterios y controles públicos".

Respecto al euskera, también prometió dedicarle más tiempo todos los días, con el objetivo de acabar la legislatura "dominándolo como para hacer un debate".

ECONOMÍA

Sobre la huelga general del 21 de este mes, indicó que le parece "tremendo que los sindicatos quieran hacer más política que sindicalismo, que se dediquen más a poner sobre la mesa propuestas políticas que los propios problemas de los trabajadores".

López explicó que, en el primer consejo de Gobierno del martes, anunciará la puesta en marcha del diálogo social con empresarios y centrales, por lo que hizo "un llamamiento" a la desconvocatoria de la huelga, que debe ser "el último instrumento cuando han fallado los demás mecanismos".

"Yo hablaré con ELA. El país necesita entendimiento para superar la crisis. No voy a aceptar vetos de nadie, y quien quiera excluirse, se autoexcluirá. Pero tendrá que explicar muy bien por qué. Aunque no venga ese sindicato, si los demás están dispuestos, habrá mesa de diálogo", advirtió.

Por último, tras indicar que no tiene "ningún problema en poner en valor lo positivo de la gestión económica de Ibarretxe" aunque fuera en tiempos de bonanza económica, recordó que reclamará transferencias como las políticas activas empleo.

Asimismo, insistió en que se intentará que sea "pronto" la fusión de las cajas vascas y que en el citado primer consejo de gobierno se dará algún dato de la reducción de cargos públicos que pretende aplicar.