Los británicos castigarán a los partidos por los gastos

LONDRES (Reuters) - Los principales partidos políticos de Reino Unido cederán previsiblemente terreno a grupos pequeños en las elecciones europeas del próximo mes, debido al descontento popular por el amplio escándalo sobre los gastos, según mostraron el domingo varios sondeos de opinión.

Los periódicos informaron de que la reina Isabel ha expresado su preocupación al primer ministro Gordon Brown debido a las revelaciones, que han dañado la reputación del Parlamento y han enfadado a los británicos, en un momento en el que muchos están perdiendo sus casas y el desempleo está aumentando.

El Partido Laborista, en el poder, ha sido el más afectado por las revelaciones del periódico Telegraph sobre extravagantes solicitudes de reembolso de gastos hechas por miembros del Parlamento. Los laboristas han suspendido a dos diputados y un subsecretario está bajo investigación.

Un sondeo de ComRes para el diario Independent mostró el domingo que dos de cada cinco votantes se abstendrían o apoyarían a un partido pequeño, en lugar de votar por los laboristas, conservadores o los demócratas liberales.

"No puedo recordar un momento en el que los partidos pequeños hayan estado en un nivel como este", dijo el jefe de ComRes, Andrew Hawkins.

Un sondeo de BPIX para el diario Mail mostró el domingo que los laboristas igualarían al Partido UK Independence (UKIP, por su sigla en inglés), que se opone a la Unión Europea. Ambas agrupaciones ganarían un 17 por ciento de la votación en las elecciones europeas del 4 de junio, según el sondeo.

Hace una semana, los laboristas contaban con un 23 por ciento de los votos y UKIP tenía apenas un 10 por ciento de respaldo. El apoyo a los conservadores ha caído desde un 36 a un 30 por ciento.

El Partido Verde y el derechista Partido Británico Nacional también se beneficiarían, según un sondeo de PoliticsHome.com.

Los sondeos apuntan a una gran victoria de los conservadores en los comicios parlamentarios que deben realizarse antes de junio de 2010, mientras los votantes se muestran cada vez más insatisfechos con el Gobierno laborista, en el poder desde 1997.

La presión está creciendo sobre el presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, debido al manejo del tema de los gastos.

"El presidente debió estar al frente de la búsqueda de una solución, pero tristemente se ha vuelto parte del problema", dijo el parlamentario liberal demócrata Jo Swinson al periódico Observer. "Es hora de que él se vaya", agregó.

El diario Times dijo que algunos legisladores podrían programar un voto de censura contra Martin el lunes.

El domingo, el Telegraph entregó por décimo día consecutivo detalles de las vergonzosas y exóticas solicitudes de reembolso de legisladores de todo el espectro político, concentrándose en lo de un coordinador de elecciones laborista de alto rango.

El legislador Fraser Kemp solicitó el reembolso de dos reproductores de DVD, a apenas un mes de distancia, y de 16 juegos sábanas en siete semanas. Ha prometido que devolverá el dinero, dijo el Telegraph el domingo.