Los críticos abandonan EB e inician su andadura como Alternatiba para crear "un gran bloque en la izquierda vasca"

Trabajarán para crear una partido "soberanista, 100% de izquierdas y anticapitalista" que confronte con el nuevo Gobierno vasco

BILBAO, 29 (EUROPA PRESS)

Los críticos de EB, integrados en la iniciativa 'Alternativa Eraikitzen' (Construyendo alternativa), anunciaron hoy que abandonan esta formación para iniciar, bajo la denominación de 'Alternatiba', una andadura política "independiente" con el objetivo de crear un "gran bloque en la izquierda vasca" en "convergencia continua" con otros sectores de la izquierda social, sindical y política, que tenga "posibilidades" para concurrir a las próximas elecciones forales y municipales.

El portavoz de Alternatiba, Oskar Matute, el juntero de Gipuzkoa y concejal en Arrasate, Ander Rodríguez, y el juntero vizcaíno y edil de Carranza, Jonathan Martínez, comparecieron hoy en rueda de prensa para anunciar la decisión de abandonar EB, que calificaron de "firme e inapelable", para añadir que "no está sometida a revisión de ningún tipo".

Matute señaló que, tras reflexionar en el seno de Alternatiba Eraikitzen sobre los resultados de las elecciones en la Comunidad Autónoma Vasca y en EB y valorar "cuál tenía que ser nuestro papel a presente y futuro, tanto en esa organización como en el seno de los movimientos sociales y de la izquierda en Euskal Herria", los críticos han decidido "iniciar una andadura independiente", ante la "imposibilidad de que EB reagrupe y recoja en su seno a las diferentes corrientes de izquierda en Euskal Herria para generar un proyecto emancipador, alternativo y clara y netamente democrático".

"Comenzamos, a partir de hoy como Alternatiba Eraikitzen y bajo la denominación de Alternatiba, un andadura política independiente de EB, una vez constatada esa necesidad de generar un gran bloque de izquierdas en Euskal Herria y la imposibilidad de que las actuales herramientas existentes y conocidas por la ciudadanía puedan abordarlo, por falta de ganas o por incapacidad", apuntó Matute.

Según explicó, su objetivo es "trabajar por la constitución de un espacio político en convergencia continua con otros sectores de la izquierda social, sindical y política de este país, para crear una organización política de la izquierda vasca, soberanista, netamente de izquierdas, anticapitalista y que sea uno de los elementos de contraste y de confrontación con el actual Gobierno vasco, que nace dudosamente legitimado para dirigir los designios de todos los ciudadanos de este país y demasiado escorado hacia la derecha por su pacto vergonzante con el PP".

A su juicio, es el momento de que Alternatiba "recoja la posibilidad de trabajar, desde abajo y por la izquierda, en la construcción de una nueva fuerza política". Matute insistió en que su voluntad es "crear un gran bloque en la izquierda vasca", lo que, a su juicio, es un objetivo "imposible de alcanzar dentro de EB porque sus órganos de dirección han desoído todas nuestras propuestas, tanto la de catarsis como la de renovación y regeneración, y han apostado por la perpetuación de sus cargos públicos". "Los dirigentes anteriores son los dirigentes actuales y quieren proyectarse en el futuro como los dirigentes venideros", añadió.

Matute explicó que han decidido iniciar "una andadura independiente, desvinculándonos totalmente de EB" y aclaró que no dan este paso "para atacar a EB". "No nos alegra dar este paso, pero tampoco nacemos resignados ni apenados, nacemos con ilusión de saber que el camino que tenemos por delante es duro y necesario, pero absolutamente necesario", agregó.

El portavoz de Alternatiba señaló que, "en un momento de incertidumbre como éste", los militantes de izquierdas tienen dos opciones, "o irnos a casa a esperar tiempos mejores o ponernos el buzo y empezar a trabajar calle a calle, pueblo a pueblo, fábrica a fábrica y movimiento social por movimiento social, por la construcción de una nueva formación política que supere las desavenencias históricas de la izquierda para intentar dar con una nueva forma y un nuevo tipo de organización política".

Matute destacó que este paso está avalado por 200 militantes, alrededor del 15 por ciento del censo de EB, que formalizarán su baja de manera individual en los próximos días.

CARGOS PUBLICOS

Por otro lado, Matute dijo que Alternatiba asumirá como "legítimos y propios los cargos públicos que se desvinculen de EB y deseen integrarse en el nuevo proyecto, puesto que creemos que son fruto del trabajo y del esfuerzo desempeñado en el pasado y en el presente en su anterior militancia".

Según precisó, esos cargos públicos, "que son un buen número, "seguirán defendiendo el programa con el que se presentaron a las elecciones forales y municipales bajo las candidaturas de EB-Aralar y mantendrán los compromisos suscritos en todos los ámbitos".

Matute insistió en que no quieren polemizar con EB, sino "proyectar Alternatiba Eraikitzen como una herramienta humilde, pequeña, para reforzar la izquierda vasca" e invitó a "aquellos que todavía tienen dudas a que apuesten por la regeneración de la izquierda, que trabajen codo con codo con nosotros huyendo del patriotismo de siglas para crear esa herramienta necesaria".

En ese sentido, reiteró que Alternatiba seguirá trabajando "en la convergencia con otros sectores políticos, sociales y sindicales de la izquierda para construir esa nueva herramienta", porque "no es el objetivo de Alternatiba Eraikitzen ser la herramienta definitiva y no creamos Alternatiba para empoderarnos detrás de esa sigla, sino para que sea una herramienta, una más de las muchas que tienen que iniciar un proceso de convergencia de relación y de apuestas por un bloque común que sí se vea con posibilidades y capacidades para concurrir a las próximas elecciones municipales y forales".

PRESIDENCIA

En cuanto a la decisión del Consejo Político de EB de crear la figura del presidente en el nuevo organigrama de la formación, cargo que desempeñará Javier Madrazo, desde Alternatiba Eraikitzen criticaron que "se rompe con un principio básico de EB, que es que era una organización democrática y no presidencialista, donde la toma de decisiones era colectiva".

Matute afirmó que "crear la figura de presidente dentro de una organización como EB es un anacronismo, un elemento con altas dosis de contradicción con lo que era, al menos, el espíritu fundacional de EB".

"La nueva dirección de EB es la vieja dirección de EB, ha habido un cambio de responsabilidades dentro de las mismas personas y lo que sí tenemos claro es que no da respuesta a lo que tenía que haber sido ese proceso de catarsis que desde Alternatiba Eraikitzen reclamábamos que se produjera en EB", concluyó.