Mas rechazará un mal acuerdo de financiación para tener las "manos libres"

  • Barcelona, 28 abr (EFE).- El presidente de CiU, Artur Mas, ha avanzado hoy que piensa rechazar un hipotético mal acuerdo sobre financiación que no cumpla "estrictamente" el Estatuto, para poder tener las "manos libres" si a medio plazo se convierte en presidente de la Generalitat.

Mas rechazará un mal acuerdo de financiación para tener las "manos libres"

Mas rechazará un mal acuerdo de financiación para tener las "manos libres"

Barcelona, 28 abr (EFE).- El presidente de CiU, Artur Mas, ha avanzado hoy que piensa rechazar un hipotético mal acuerdo sobre financiación que no cumpla "estrictamente" el Estatuto, para poder tener las "manos libres" si a medio plazo se convierte en presidente de la Generalitat.

Ante la inminencia de un posible acuerdo en financiación, Mas ha aprovechado un almuerzo-coloquio ante 120 empresarios del Círculo Ecuestre de Barcelona para proclamar que no piensa dar su aval a un pacto entre el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y el gobierno de José Montilla que no se ciña al Estatuto.

"No apoyaremos el acuerdo si no cumple estrictamente la ley, que es el Estatuto. De esta manera, al país le hacemos un favor porque si ahora no se cumple la ley en el tema de la financiación, CiU, que es la alternativa de gobierno en este país, debe tener las manos libres para poder decir que no se cumplió la ley y que en el momento de la verdad la haremos cumplir", ha argumentado.

"Si ahora fuésemos cómplices de un mal acuerdo, después no seremos útiles para defender el dinero que nos toca. Y entonces Cataluña perderá", ha remachado.

Confiando en que a medio plazo ocupará el cargo que hoy desempeña Montilla al frente de la Generalitat, Mas ha señalado que CiU "debe tener la capacidad de maniobra para poder hacer cumplir el Estatuto dentro de un año y medio o dos años, o cuando toque".

Para remarcar la importancia del asunto, Mas ha recordado que el objetivo básico de la reforma del Estatuto era "arreglar el tema del dinero disponible para los catalanes" y finalmente "se pusieron unas bases que ahora, siendo ley, no se cumplen" por culpa de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y Montilla.

Artur Mas ha dedicado buena parte de su intervención ante el grupo de empresarios a hablar de una crisis económica sobre la que, a su juicio, nadie puede pronosticar cuándo remitirá.

"Si hemos de ser honestos, y no todos lo son, la pregunta de cuándo se acabará la crisis no tiene respuesta", ha advertido Mas, que ha pedido a los gobernantes "prudencia y cautela" en este tema para no generar "desconfianza" entre la gente.

Por otra parte, Mas ha criticado el proyecto de Cuarto Cinturón impulsado por el tripartito, ya que en su opinión se trata de una solución para mantener los "equilibrios dentro del Govern", que se queda a medio camino de la infraestructura que, según CiU, debería construirse.

También ha asegurado que, ante la actual crisis, no sería conveniente cambiar radicalmente el modelo de crecimiento, sino que lo mejor sería introducir ajustes, como por ejemplo reducir el peso del sector de la construcción, que había llegado a ser "excesivo" hace unos años, pero que tampoco tendría que quedarse ahora "por debajo del 5 por ciento" de la economía del país.

En cuanto a la inmigración, Mas ha recriminado al Gobierno español que en su día abriera las puertas del país "sin ton ni son", aunque también se ha desmarcado de quienes ahora defienden que se tendrían que marchar los inmigrantes que llegaron tiempo atrás en busca de trabajo.

Mas ha afirmado asimismo que "España y Cataluña son países con los déficit comerciales más altos del mundo".

"El país es más pobre de lo que parece, es menos rico de lo que decíamos", ha alertado.