Noriega echó "de menos" acudir a la marcha del 25 de julio y apuesta por "la unidad popular" más allá del nacionalismo

Asegura que no reniega de sus orígenes y se define como "soberanista"Recibiría al Papa si visita Santiago, pero no iría a su misa porque la laicidad es "respeto a los vecinos independientemente del credo" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 (EUROPA PRESS) El alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, ha admitido que este 25 de julio, "evidentemente", echó "de menos" haber podido participar en la manifestación convocada bajo el lema 'A Nación Galega' y ha llamado a que el proceso de "unidad popular" vaya más allá del nacionalismo. "¿Preferiría estar en la reivindicación del Día Nacional de Galicia como marca el marco legal de la autonomía? Sí. ¿Tengo que estar como alcalde de Santiago durante unas horas en representación en el espacio civil? Sí. ¿Es lo que me toca? Sí. A veces uno no hace lo que le gusta o le apetece", afirmó en una entrevista concedida a Europa Press. Este alcalde de la marea Compostela Aberta asegura que durante su mandato mantendrá la decisión de no participar de actos religiosos, como la Ofrenda al Apóstol, como ya hizo en esta ocasión, en la que rechazó ser el delegado regio en la invocación al patrón de España. Así, remarcó que su voluntad es mantener "la laicidad de la institución" y "marcando las distancias con los espacios religiosos", porque entiende que esta es "una apuesta por el respeto de todos los vecinos, independientemente del credo" que profesen. Noriega reconoce que otros sectores opinan que él como regidor debería participar de estos actos porque también representa "al sector más practicante". "Es un debate que en muchos estados del mundo y europeos está superado, pero aquí quedó pendiente del proceso de la Transición", puntualiza.LA IGLESIA COMO INTERLOCUTOR Así, se ha reafirmado en su papel institucional en el ámbito civil. "¡Faltaría más!", ha respondido al respecto de si recibiría al Papa Francisco en la Casa Consistorial. "Y a esa pregunta, ¿no iría a la misa? No, ¿lo recibiría en el Ayuntamiento? Sí", ha zanjado. En cualquier caso, ha subrayado que "reconoce a la Iglesia como interlocutor" y ha apelado a establecer una "diferenciación" entre el hecho religioso y otras facetas como la cuestión patrimonial o cultural. "El tema de la Catedral y del patrimonio de la Iglesia va más allá de la cuestión religiosa y nosotros somos conscientes", afirmó. El regidor cree que se trata de un debate que no se dio ni en la ciudadanía ni siquiera en las relaciones entre el Ayuntamiento y la Iglesia, sino que forma parte más de la esfera política. Así, tachó de "absurdo" que el portavoz del PP "sea más papista que el Papa" y "le tire de las orejas a la Iglesia por no haber sido lo suficientemente contundente con el alcalde".UNIDAD POPULAR NACIONAL Acerca de la manifestación conjunta del Día da Patria, Martiño Noriega celebró que, "por primera vez, algo se movió". "Aunque no fue lo que mucho deseábamos. ¿En qué sentido? El Día da Patria no puede ser el día de los partidos, tiene que ser el día de la ciudadanía gallega, el Día Nacional de Galicia. Para eso, el motor de la convocatoria no puede ser únicamente una posición de partido", reflexionó. "¿Mudaron las cosas? Sí. ¿Este día significa un paso adelante en ese proceso? Sí. ¿Todavía quedan inercias de dinámicas partidarias que hacen incompleta la convocatoria? Sí, pero son cuestiones a superar", afirmó el también coportavoz de Anova. Preguntado si hay opciones para que se produzca una reunificación del nacionalismo, Martiño Noriega puntualiza: "Si hablamos de unidad popular, hablamos de candidatura nacional, no de candidatura nacionalista". En su opinión, el vértice de la cuestión es que sean capaces de convivir "tanto segmentos de la sociedad que puedan ser nacionalistas como federalistas o que respetan el derecho a decidir de Galicia pero que no sean nacionalistas". "El proceso de acumulación de fuerzas va más allá del modelo que existió con el BNG. En todo caso, lo que le toca al nacionalismo es aportar su capital a ese proceso de unidad popular nacional", proclama Martiño Noriega, quien se define como "soberanista" cuando se le pregunta si sigue siendo nacionalista. "Incluso soy una persona que puede ir más allá del nacionalismo", puntualiza. "Yo estoy por la unidad popular en estos momentos. Yo creo que el proceso no es acumular fuerzas en torno a un frente nacionalista, sino la unidad popular nacional, donde puede haber gente de izquierda nacionalista y de izquierda federal. ¿A mí qué me toca? Aportar, a mí y a muchos otros, el capital de muchos años y aportar la reivindicación de Galicia, como aportó el Partido Galeguista en el Frente Popular en su momento. El horizonte es otro. ¿Eso significa que reneguemos de los orígenes? No", reflexiona.