Pastor (PSE) dice que Azkarraga aprobó las ayudas a familiares de presos de ETA "de forma torticera y poco limpia"

Cree que el traspaso de poder del Ejecutivo vasco en funciones "tiene muy poco que ver con la elegancia de un partido político"

BILBAO, 7 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSE-EE, José Antonio Pastor, acusó al consejero vasco de Justicia en funciones, Joseba Azkarraga, de aprobar las ayudas a los familiares de presos de ETA "de forma torticera y poco limpia", al adelantarse en meses a los plazos de años anteriores. Además, consideró que el traspaso de poderes que lleva a cabo el Gabinete Ibarretxe "tiene muy poco que ver con la elegancia de un partido político".

En una entrevista a Herri Irratia-Loyola Media, recogida por Europa Press, recordó que en todos los presupuestos vascos que el PSE "ha ido apoyado", siempre ha presentado, en el trámite parlamentario, un voto particular "contra esa partida concreta de las ayudas a familiares de presos".

"Lo que hemos dicho -aclaró- es que no nos negamos a que se tramiten ayudas, pero no a asociaciones de familiares de presos de ETA que todos conocemos y que, por cierto, se niegan sistemáticamente a condenar el terrorismo".

Reiteró que esto es "exacta y literalmente" lo que incluye el acuerdo entre PP y PSE para garantizar la investidura de Patxi López como lehendakari. "Que no estamos de acuerdo a que se concedan ayudas a asociaciones de familiares de presos que no condenan el terrorismo", dijo.

En este sentido, estableció diferencias entre "subvenciones genéricas a asociaciones y las subvenciones a familiares". "Nosotros hemos defendido siempre que una cosa son ayudas específicas, como se ha empeñado el señor Azkarraga, sólo para las asociaciones de familiares de presos de ETA que salen fuera del criterio general que se tiene con las ayudas destinadas a ayudas sociales o de emergencia", dijo.

Aseguró que "habrá familiares de presos de ETA que tengan derecho a recibir ayuda de la administración si sus circunstancias económicas así lo acreditan, como la recibe cualquier otro ciudadano de Euskadi".

"Lo que no entendemos -agregó- es por qué una asociación de familiares de familiares de presos tiene que tener un trato privilegiado sobre la de cualquier otro ciudadano vasco que pueden tener familiares en cárceles que están lejos de su domicilio y se tienen que trasladar".

Por esta causa, agregó que, "como ciudadanos que son", tienen derecho, si cumplen los requisitos establecidos, a recibir ayudas. "lo que no es de recibo es que se les dé un trato de privilegio a asociaciones que dicen defender a los familiares de presos pero que, en realidad, los utilizan como arma política y que, sistemáticamente, se han negado a condenar las actuaciones de ETA", agregó.

TORTICERA Y POCO LIMPIA"

Pastor agregó que el abogado del Estado recurrió estas ayudas "porque, además, se han hecho de forma torticera y poco limpia". En este sentido, recordó que en años anteriores, el consejero vasco de Justicia tramitaba las ayudas entre los meses de mayo y julio. "Qué casualidad, que toca cambio de Gobierno, que tendrá que tomar sus propias decisiones y se adelantan cinco meses la tramitación de ayudas para dejar el tema atado y bien atado, para que el nuevo Gobierno no tenga margen de maniobra", indicó.

En su opinión, un Ejecutivo en funciones, debe "dedicarse al día a día, a mantener viva la Administración" y no "a tomar decisiones que le van a corresponder a un nuevo Gobierno". Denunció el bloqueo de los pagos de "temas urgentes" como el complemento de pensiones para viudas y pensionistas de Euskadi o la renta básica. "Las decisiones en esos temas, que sí son urgentes, ¿por qué no se toman?", se preguntó.

Además cuestionó por qué, sin embargo, el todavía Ejecutivo autónomo ha puesto en marcha "rápidamente" la contratación del personal del Instituto Vasco de Finanzas, "que llevaba dos años parado" o "un concurso de traslados de altos cargos que ha sido recurrido por los sindicatos y que será, con toda seguridad, anulado por los Tribunales".

"Es una forma bastante poco limpia de hacer un traspaso de funciones y tiene muy poco que ver con la elegancia de un partido político, porque para saber ganar hay que demostrar que se sabe perder", concluyó.