Patxi López, primer lehendakari socialista de la historia

Por Arantza Goyoaga

BILBAO (Reuters) - Por primera vez en la historia, el País Vasco será gobernado por un lehendakari socialista tras la elección el martes de Patxi López, quien centró su discurso de investidura en la necesidad de buscar acuerdos y "rehumanizar" a la sociedad vasca.

López fue elegido en primera ronda por mayoría absoluta, con los 25 diputados de su partido, los 13 del Partido Popular y el de UPyD. El líder socialista tomará posesión de su cargo el jueves en Guernica, y la primera reunión del nuevo Ejecutivo vasco tendrá lugar el sábado.

"Me he mantenido bastante tranquilo, aunque he estado al borde (de las lágrimas), ha habido mucha emoción", dijo a los periodistas al salir del pleno. "Hay mucha gente que ha luchado por esto toda su vida".

El hasta ahora lehendakari, Juan José Ibarretxe, que durante la sesión anunció su abandono de la política activa, recibió los votos de los 30 diputados del PNV, uno de Eusko Alkartasuna y los cuatro de Aralar. El diputado de Ezker Batua se abstuvo.

En su discurso de investidura, Patxi López desgranó "medidas de choque" para frenar la crisis económica y su estrategia para debilitar a ETA, haciendo desaparecer "cualquier atisbo de comprensión y justificación" de su violencia.

El nuevo lehendakari hizo énfasis en la necesidad de "deslegitimación del terrorismo", anunciando que hará desaparecer de los espacios públicos "cualquier atisbo de comprensión y justificación de la violencia y los violentos", citando expresamente los ámbitos de enseñanza, asociacionismo y medios de comunicación.

López advirtió a ETA de que "debe perder toda esperanza de alcanzar sus objetivos totalitarios", y recordando a Fernando Buesa, asesinado por la banda armada en 2000, apostó por la paz, entendida como "renuncia a utilizar la violencia como instrumento para conseguir objetivos políticos".

También habló de que son necesarias "reconciliación y oportunidades de reinserción para quienes causaron víctimas y daños" y de generosidad, pero sin precio político.

Además, dijo que ETA se encuentra "en la posición más débil de su historia, por mucho que todavía tenga capacidad de matar", y reiteró la voluntad de su Ejecutivo de reclamar el apoyo de todos los partidos para una "estrategia antiterrorista compartida por todos los grupos".

También agradeció al PP su "voluntad de diálogo", que ha permitido el acuerdo para su designación como lehendakari, dando estabilidad a un nuevo gobierno que aseguró "incluye a todos y no margina a nadie".

En referencia a la ausencia de la izquierda 'abertzale' tras ser ilegalizadas sus listas en las elecciones, López dijo que "únicamente aquéllos que han decidido automarginarse, situarse al otro lado de la legalidad y en su contra, son los que no pueden tener asiento en esta Cámara".

LEGITIMIDAD JUSTIFICADA

Durante la sesión, el ya ex lehendakari Juan José Ibarretxe declaró que la presentación de su candidatura a dirigir el País Vasco estaba plenamente justificada porque su formación, el PNV, había ganado las elecciones logrando "80.000 votos y cinco escaños más" que el PSE.

Ibarretxe, cuyo partido ha gobernado en el País Vasco desde la restauración de la democracia, argumentó que tenía "la legitimidad social del resultado de las urnas" para presentarse, a pesar de que no lograr la mayoría suficiente para su designación.

No obstante, insistió en que su partido reconocería el resultado "con educación y respeto".

Ibarretxe denunció la Ley de Partidos, que ilegaliza a las formaciones que no condenan la violencia, definiéndola como una "perversa utilización de instrumentos legales diseñados y construidos expresamente para alcanzar el poder en Euskadi".

El hasta ahora lehendakari arremetió también contra el pacto entre el PSE y el PP, del que dijo que se hizo para "preservar el interés general de España" y que se trató de "un intento serio" de anular la identidad vasca.

AUTOGOBIERNO Y MEDIDAS DE CHOQUE

Durante la hora y veinte minutos que duró la intervención de López, este defendió con especial énfasis "el espíritu del pacto" que permitió la aprobación del Estatuto de Guernica, definido como "elemento indispensable de vertebración y de convivencia democrática y generador de un consenso básico sin precedentes hasta la fecha".

"En el Estatuto cabemos todos, eso es lo que le diferencia de otras aventuras que dividen y enfrentan al país".

Así, anunció su propósito de impulsar su desarrollo "hasta su plena culminación", abriendo "una negociación seria con el Gobierno de España, para asumir las transferencias pendientes".

Además avanzó la apertura de un proceso de reflexión sobre el Estatuto tendente a "reforzar el marco de autogobierno", pero "desde el consenso de todos, y no desde la imposición unilateral".

"Yo no tengo intención de vender frustraciones a este país como si fueran trofeos políticos. Yo no convertiré cualquier desacuerdo que pueda tener con el Gobierno de España en motivo de orgullo ideológico, sino en acicate para negociar mejor. No hay motivo doctrinario alguno que me impulse a llevarme mal con el Gobierno de España y sí muchos motivos prácticos para encontrar más motivos de cooperación que de disenso. Quiero ganar el futuro y hacerlo con todos", dijo.

En el capítulo económico anunció medidas de choque inminentes para hacer frente a la crisis como la creación de un fondo de ayuda a la promoción del empleo y la formación, la adopción de medidas para agilizar el acceso de pequeñas empresas y autónomos al crédito o el apoyo a dos sectores claves como la automoción y el sector de la construcción.

También hizo referencia a la huelga general convocada por la mayoría sindical para el próximo 21 de mayo y pidió a las centrales "que reconsideren su decisión" y que acudan con sus propuestas a la mesa de negociación que tiene pensado convocar de forma inmediata.

El nuevo lehendakari recordó uno a uno a sus antecesores en este cargo, confiando en ser "un digno heredero" y terminó con una referencia personal a su familia y al compromiso político de su padre y de sus abuelos.

"Su lucha por la libertad, por la democracia y por los derechos de los trabajadores - una lucha por la que mis padres conocieron el destierro y las cárceles franquistas - me ha traído hasta aquí". afirmó.