PP lo permita para evitar un frente nacionalista contra Gobierno vasco

Oyarzábal defiende "el cambio" donde la suma PSE-PP lo permita para evitar un frente nacionalista contra Gobierno vasco

Oyarzábal defiende "el cambio" donde la suma PSE-PP lo permita para evitar un frente nacionalista contra Gobierno vasco

BILBAO, 18 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, defendió hoy "el cambio" en aquellas instituciones vascas en las que la suma PSE-PP lo permita, para "evitar un frente nacionalista" contra el futuro Gobierno vasco. "No podemos permitir que un PNV enrabietado utilice las instituciones democráticas para entorpecer la nueva etapa del país", explicó.

Además, se dirigió a los socialistas vascos para recordarles que usar "tácticas dilatorias o alargar los plazos" sobre la Diputación alavesa sería "un error", porque su "nefasta" situación puede hacerse, en un año, "irreversible". Por otra parte, consideró que, en la actualidad, existe "una dirección del PNV radical, con un Ibarretxe y un Urkullu que ya no tienen muchas diferencias".

En una entrevista a Europa Press, el líder de los populares vascos aclaró que la Diputación de Álava resulta para el PP "irrenunciable" porque ganó las elecciones en el Territorio, por lo que "no tendría sentido que el PSE busque el apoyo del PP, sus votos para la investidura de Patxi López y en cambio mantenga un acuerdo con el PNV para dejar fuera de las instituciones alavesas al PP".

Reconoció que "determinados medios y personas cercanas al PNV" sólo se interesan por Álava "porque su única obsesión en este momento es saber si pierden o no los sillones que tienen en la Diputación" y llamó la atención sobre "la mala gestión del PNV al frente de la Diputación alavesa". "Es muy importante que los ciudadanos sepan que el cambio en la Diputación alavesa es necesario, porque están llevando a la institución a la quiebra", argumentó.

Pronosticó que "en pocos meses" puede darse el caso de que la Diputación de Alava se encuentre "en quiebra técnica" en una situación "muy grave". "El cambio es importante, pero no porque pase a ser gobernada por el PP, sino porque la gestión del PNV está llevando a la Diputación a los peores momentos de su historia", indicó.

Denunció que la "nefasta situación" de la Diputación alavesa exige "actuar cuanto antes", por lo que aseguró que, "después de la investidura, habrá que hablar sobre la institución foral y otras cosas".

"Alargar los plazos o utilizar tácticas" dilatorias en estos asuntos "tan graves", por parte del PSE sería, en su opinión, "un error". "No es lo mismo que se produzca ahora un cambio en la Diputación de Alava que dentro de un año porque, dentro de un año, igual la situación en la institución es irreversible", señaló.

El dirigente popular se mostró convencido de que el PNV "intentará entorpecer la labor del Gobierno desde las Diputaciones y los Ayuntamientos" y los usará "en contra del Gobierno de Patxi lópez", no "en beneficio de los ciudadanos". "No podemos permitir que un PNV enrabietado utilice las instituciones democráticas para entorpecer la nueva etapa del país", enfatizó.

Por esta causa, manifestó que, "en la medida en que avancen las semanas y los meses", se debe intentar "el cambio" en todos aquellos sitios "en los que la suma del cambio sea suficiente como para producirlo". "Tenemos que favorecer todos y poner todos de nuestra parte para que, donde sumen PP y PSE, se produzca el cambio. Simplemente para arrimar el hombro en la misma dirección y para evitar un frente nacionalista en contra del Gobierno", aseguró.

REUNIÓN LÓPEZ-BASAGOITI

Oyarzábal explicó, por otra parte, que el encuentro que la próxima semana mantendrán los líderes del PSE y PP vasco Patxi López y Antonio Basagoiti será "la rúbrica política a un acuerdo de gran envergadura". "Será el encuentro del acuerdo de investidura y será muy importante, porque esa relación de confianza que han mantenido hasta ahora es la que va a dar fortaleza al acuerdo entre ambos partidos", manifestó.

Según sus palabras, ambos dirigentes intercambiarán impresiones sobre lo que ha sido este proceso y "de lo que tiene que ser las relaciones entre las formaciones políticas a partir de la conformación del nuevo gobierno". "Será un primer encuentro de muchos en lo que va a ser las relaciones normales de los dos líderes de las formaciones políticas que respaldan al Gobierno", agregó.

También aseguró que los populares no se opondrán a la búsqueda de "acuerdos más amplios" que el cerrado para permitir la investidura de Patxi López como lehendakari, incluso el de incorporarse al Ejecutivo autónomo una vez iniciada la legislatura.

Sin embargo, subrayó que la "prioridad" ahora es "saber trasladar a los vascos que estamos proponiendo un proyecto de Gobierno con el que se pueda identificar una mayoría" y que no sólo no es "frentista" sino que pretende lo contrario. "Queremos terminar con esa división entre nacionalistas y no nacionalistas, porque somos todos vascos y queremos lo mejor para este país", puntualizó.

Además, indicó que su pretensión es demostrar a los nacionalistas que "con toda su buena intención han votado muchas veces al PNV" que puede haber un Gobierno que "sin ser nacionalista, puede hacer su vida cómoda". Oyarzábal aclaró que, tras el acuerdo entre PSE y PP, reside la dedicación a "todos los ciudadanos, también los que hayan votado nacionalista" y aventuró que "seguramente, los dirigentes del PNV estarán incómodos, revueltos y tratarán de poner palos en el camino, actuando de forma irresponsable".

LEGISLATURA COMPLETA

El líder del PP vasco se mostró convencido de que la próxima legislatura se completará, porque se actuará "con la suficiente responsabilidad como para que ésto dure" y tenga recorrido. "También va a depender de que Patxi López y el PSE sean conscientes de que la fuerza de este gobierno reside en el apoyo del PP", advirtió. No obstante, dijo tener "toda la confianza" en el líder del PSE y en que "juntos", el PP y el PSE pueden "hacer muchas cosas en cuatro años".

Además, animó a "separar los ámbitos" de PP y PSOE en Euskadi y en el resto del Estado, porque "abrir las ventanas en el País Vasco después de 30 años está por encima de otra consideración". "En el conjunto de España, cada uno debe hacer su labor: ellos gobernar y nosotros decir las cosas que hace mal el Gobierno de Zapatero", apuntó.

Por otra parte, admitió que la existencia de contactos entre los socialistas vascos y la izquierda abertzale podría ser "un motivo de ruptura" del acuerdo PSE-PP, porque "la nueva etapa debe servir para combatir a ETA en todos los frentes" y "acotar los espacios de quienes han querido tomar la calle y justificar el terror".

Sin embargo, se mostró convencido de que "lo firmado" entre ambas formaciones está "meridianamente claro" y refleja que "no es posible iniciar en estos momentos ningún tipo de diálogo ni negociación, ni con ETA ni con su entorno, ni con el camino iniciado en otros momentos y que concluyó en fracaso".

Reconoció que "hay algunos empeñados en mantener que el PSE está estableciendo contactos" para "buscar fricciones entre socialistas y PP y recomendó "no dejarse llevar por los chismes de quienes quieren meter cizaña". "Tenemos confianza en el acuerdo con el PSE", dijo.

Por otra parte, el secretario general del PP vasco pronosticó que el PNV "se mantendrá en esas posiciones radicales en las que se ha mantenido en los últimos diez años", con Juan José Ibarretxe. En su opinión, en la actualidad sólo existe "una dirección del PNV radical, con un Ibarretxe y un Urkullu que ya no tienen muchas diferencias". Para el líder del PP vasco, al presidente del EBB "le hace falta pasar un tiempo largo en la oposición, tranquilizarse y romper con el pasado".