PSE cree que PNV no aclara el futuro de Ibarretxe por "su crisis interna" y Urkullu no tiene autoridad para decidirlo

Dice que PNV puede tener "tentación" de ralentizar los plazos de investidura del lehendakari y que se trata de "una maniobra infantil"

BILBAO, 17 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSE-EE de Vizcaya, José Antonio Pastor, afirmó hoy que la razón de que no se aclare si Juan José Ibarretxe se mantendrá en el Parlamento vasco como jefe de la oposición responde a la propia "crisis interna" del PNV. A su juicio, el presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, no tiene "autoridad política" para establecer una estrategia concreta sobre el futuro de Ibarretxe y cree que, si él decide quedarse en la Cámara vasca, "no habrá nadie en el PNV que se atreva a llevarle la contraria".

En una entrevista a Europa Press, también manifestó que el PNV parece que puede tener la "tentación" de ralentizar los plazos para la investidura del lehendakari, pero aseguró que se trata de una "maniobra infantil" porque "no se consigue nada, salvo molestar".

En relación al futuro del actual lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, tras el pleno de investidura del nuevo presidente, aseguró que no le parece "extraño" que el PNV no haya aclarado qué hará Ibarretxe y señaló que responde "a una situación de cierta crisis interna que vive el PNV".

"Es una crisis interna que se soterró en parte con la convocatoria de las elecciones autonómicas y la campaña electoral porque necesitaban dar hacia el exterior una imagen de unidad, pero es evidente que los problemas han existido, existen y van a seguir existiendo y, probablemente acentuados, por la pérdida del poder después de 30 años, es una situación muy traumática que a cualquier partido político le provoca siempre algún tipo de problema, máxime a uno que no se ha bajado nunca de la poltrona del poder", añadió.

Pastor señaló que las "disensiones internas que siguen estando larvadas" en el PNV es lo que, a su juicio, provoca que este partido "no pueda dar un criterio claro de qué va a hacer con Ibarretxe".

A su juicio, probablemente "no controlan todavía cuáles son las decisiones últimas que el señor Ibarretxe vaya a tomar" y, además, "cualquier decisión que se pueda tomar dentro del PNV y que no esté suficientemente amarrada con todas la sensibilidades que siguen conviviendo dentro de ese mundo, puede provocar problemas serios en el PNV".

"Es un ambigüedad que viene dada por la necesidad de no abrir heridas dentro del partido. Al final, lo que hace es dejar en manos personales del señor Ibarretxe la decisión última. Lo que parece claro es que la dirección del PNV, el señor Urkullu, no tiene la suficiente autonomía, ni autoridad política como para establecer una estrategia concreta respecto al futuro de Ibarretxe y a la dinámica que éste pueda imponer dentro del PNV", señaló.

Pastor cree que hay una parte del PNV que tiene "un cierto temor" a que la presencia o la permanencia de Ibarretxe en el Parlamento "condicione el discurso político, la actividad y la estrategia del PNV en los próximos años".

"Pero tampoco me da la impresión de que se te atreven a decirle qué preferirían ellos que hiciera el señor Ibarretxe. Están un poco desorientados y probablemente tratan de solucionar esa imagen de desorientación atacando de una forma furibunda y desmesurada al PSE. Vamos a buscar un enemigo externo para que no se note tanto las heridas que tenemos dentro", agregó.

Pastor indicó que, si al final Ibarretxe toma la decisión de seguir en el Parlamento como jefe de la oposición, "lo hará y no habrá nadie en el PNV que se atreva a llevarle la contraria". A su juicio, si decide marcharse, será porque "él ha decidido marcharse".

El dirigente de los socialistas vizcaínos manifestó que, en este momento, la dirección del PNV tiene "muy poca influencia" sobre las decisiones de Ibarretxe.

TRAMITES INVESTIDURA

Por otra parte, en relación a la polémica sobre la convocatoria de la reunión de la comisión de incompatibilidades, Pastor cree que hay "señales" de que "tienen la tentación de ralentizar" los plazos de la investidura del lehendakari, cuando, a su juicio, hay que hacer "lo contrario" porque "un país en una situación de crisis económica como la que hay no se puede permitir el lujo de alargar mucho los periodos de interinidad entre un gobierno y otro".

Pastor recordó que en Galicia -donde se celebraron las elecciones el mismo día que en Euskadi-, se produjo la sesión de investidura del nuevo presidente de la Xunta gallega y se llevó a cabo "con una cierta celeridad entendible siempre que hay una situación de cierta emergencia económica como lo que hay".

Asimismo, Pastor indicó que su partido ya había anunciado, en varias ocasiones, las previsiones de plazos que planteaban de cara a la investidura del lehendakari.

Pastor indicó que quiere pensar que, "dentro de la responsabilidad" del PNV, no estará "el tratar de obstaculizar o ralentizar intencionadamente" los trámites. No obstante, aseguró que un retraso "no evita lo inevitable, que es que se produzca la investidura de Patxi López y ellos pierdan el gobierno".

Pastor afirmó que "no es verdad" el argumento del PNV de que se estaba esperando al informe del letrado del Parlamento para convocar la reunión de la comisión de incompatibilidades porque "los parlamentarios en el mismo momento en que se acreditan entregan ya la declaración de bienes y actividades".

"Por lo tanto, los letrados del Parlamento disponen de esa documentación desde hace varias semanas. Normalmente, además, en más del 90 por ciento de los casos las actividades y los bienes de los parlamentarios no incurren en ningún tipo de incompatibilidad, por lo que el informe previo de los letrados casi es determinante al 99 por cien respecto a los problemas de incompatibilidades. Es verdad que les quedará pasarlo a limpio, pero es verdad que los datos ya se conocían desde hace días", señaló.

Por ello, indicó que el argumento de que "hay que esperar a que los letrados hagan su trabajo" es "bastante torticero" y suena a "excusa" porque "hoy mismo podían haber tenido el informe de los letrados en la mano y haber hecho la convocatoria el lunes". "Se va a hacer el martes, no pasa nada, se hará el martes, tampoco es importante que el pleno pueda ser el 23 o pueda ser el 24, eso no me preocupa", apuntó.

Pastor señaló que lo que sí le preocuparía es que, a lo largo de la reunión de la comisión, haya voluntad de "obstaculizar", pero manifestó que sería "muy difícil" explicar ante los ciudadanos que "simplemente por una especie de rabieta política o de criterio partidista se trate de alargar innecesariamente el plazo de constitución de un nuevo Gobierno que tiene que ponerse a trabajar inmediatamente".

"Probablemente, como es el único elemento de control que le queda ahora al PNV es la presidencia de la comisión de incompatibilidades, han tenido la tentación, en algún momento, de intentar utilizar ese pequeño poder que les queda para intentar marcar los ritmos políticos del país, pero no deja de ser una maniobra un poco infantil, porque no consigue nada, salvo molestar", aseguró.

Por otra parte, ante el anuncio de UPyD de que apoyará la investidura de Patxi López como lehendakari, Pastor indicó que su partido no ha pedido "en ningún momento" el apoyo al parlamentario de esta formación Gorka Maneiro.

Pastor indicó que se lo "agradecen" pero manifestó que, en cualquier caso, no era "necesario" para garantizar la mayoría absoluta de la candidatura de Patxi López a Lehendakaritza. "En cualquier caso, es un apoyo más, pero es evidente que no es, en ningún momento determinante", aseguró.