PSOE dice que la prohibición de invitados en plenos se debe a que Aguirre no quiere que se vea a los tres imputados del Gürtel

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

La portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, afirmó hoy que la decisión de la presidenta del Parlamento regional, Elvira Rodríguez, de impedir la entrada de invitados durante los plenos se debe a que la presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, no quiere que los ciudadanos vean los tres imputados 'populares' en el caso Gürtel.

La portavoz socialista indicó que el PP "dice que la prohibición de que acudan invitados es coyuntural", lo cual supone "el tiempo justo para que los ciudadanos no puedan ver sentados en los escaños del PP a tres imputados por corrupción masiva de la trama Gürtel, con fianzas millonarias impuestas por el juez".

"Los señores (Alberto) López Viejo, (Alfonso) Bosch Tejedor y (Benjamín) Martín Vasco se sientan cada jueves en sus escaños del Grupo Popular mientras están acusados de siete delitos gravísimos, entre ellos blanqueo de capitales, asociación ilícita, cohecho o tráfico de influencias", criticó.

A renglón seguido, Menéndez señaló que "con esta medida de impedir la entrada de los ciudadanos a los plenos de la Asamblea, el PP pretende contribuir a la ley del silencio que Aguirre trata de imponer en la Comunidad de Madrid con respecto a la trama Gürtel".

En opinión de la portavoz, "Rodríguez supedita al Parlamento regional a los intereses del Grupo Popular" con esta iniciativa, que "supone un paso más hacia el aislamiento de esta Asamblea del conjunto de la sociedad madrileña".

La socialista señaló que así, "la Presidencia del Parlamento regional ha impedido la comparecencia en la sede institucional de todas aquellas personas que no son diputados", lo cual "afecta tanto a los cargos públicos como a los miembros de colectivos sociales que representan a los madrileños".

"Ahora se ha dado un paso más con la excusa de los incidentes producidos en el Pleno de la semana pasada", denunció la portavoz socialista, que subrayó que "esta estrategia del aislamiento tiene unos objetivos claros por parte del PP" que son que "la ciudadanía no pueda tener una visión objetiva de los debates parlamentarios, ni ser testigo en directo de las propuestas de la oposición y de los exabruptos con los que nos suelen responder el PP y la presidenta regional Esperanza Aguirre".