Rajoy arropado por todo el PP, anuncia que recusará a Garzón y rompe relaciones con Justicia mientras siga Bermejo

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) El presidente del PP, Mariano Rajoy, anunció hoy que su partido solicitará la recusación del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en el caso Gürtel y romperá "cualquier interlocución" con el Ministerio de Justicia mientras Mariano Fernández Bermejo siga al frente de este departamento, dos medidas en respuesta a la información de que ambos participaron el pasado fin de semana en una cacería en Jaén en medio de la trama contra la corrupción que investiga el magistrado. A su juicio, es un acto "obsceno" e "inaceptable". Rajoy hizo estas declaraciones al término de la reunión del Comité Ejecutivo Nacional, en una comparecencia sin preguntas ante la prensa arropado por casi medio centenar de dirigentes que forman parte de este órgano, entre ellos la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre y el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps. En primer lugar, el líder de la oposición censuró que "algunos" hayan pretendido convertir el sumario sobre la corrupción "en una causa general contra el PP". "Se han publicado un sin fin de grabaciones en las se involucra a muchos dirigentes de nuestro partido", se quejó, tras subrayar que todo esto se está produciendo en plena campaña electoral de vascas y gallegas y cuando la crisis económica es la que debe requerir toda la atención. En su intervención llegó a comparar este caso con el "famoso asunto del lino" en la campaña electoral de 1999, en el que, según dijo, se "manchó" el nombre de dirigentes del PP y, en particular, el de su candidata Loyola de Palacio. Esa investigación sobre el lino, prosiguió, "quedó en nada" pero "el daño a las personas ya estaba hecho". SOLO DOS DIRIGENTES LOCALES IMPUTADOS. Tras quejarse de nuevo por las filtraciones del sumario a los medios de comunicación, afirmó que el PP "está en una situación de indefensión absoluta" al tiempo que "se le está haciendo un daño enorme e irreparable a muchas personas que aparecen citadas en esas informaciones". A su juicio, "es un atentado frontal al Estado de Derecho". El líder de la oposición destacó que "sólo dos dirigentes locales del PP figuran en la lista de imputados" -- el ex alcalde de Boadilla Arturo González Panero y el ex alcalde de Majadahonda Guillermo Ortega-- y recalcó que ambos "han dimitido" de los cargos que ocupaban pese a no estar condenados. Por eso, defendió la "honorabilidad" del Partido Popular y insistió en que el PP "nada tiene que ver con las actuaciones ilegales de los detenidos si las hubiera". "Y si algún militante hubiera hecho algo reprochable, actuaremos con toda la contundencia y así he dado intrucciones al presidente del Comité Nacional de Derechos y Garantías", sostuvo. Abundando en este mensaje, resaltó que hará "todo lo que esté en sus manos" para que "nadie manche" el nombre del partido. "Esto no es una trama del PP, como algunos pretenden, esto es una trama contra el PP, que es una cosa muy distinta", proclamó. Dicho esto, repitió que "todas las contrataciones" del partido se han hecho "en el marco de la legalidad", que figuran en el Tribunal de Cuentas y que no han recibido "beneficio alguno" por ellas. "Y quiero dejar claro también que este partido no ha recibido ni un solo eurpo de las personas implicadas en este asunto", enfatizó. LEVANTAR EL SECRETO DE SUMARIO Rajoy recordó las medidas que adoptó el pasado lunes a raíz de las informaciones relativas al caso de corrupción que investiga Garzón, entre ellas, una investigación interna sobre este asunto en el seno del Comité de Derechos y Garantías y el aviso de que emprenderán acciones legales contra el que "utilice el nombre del PP sin poder hacerlo". También ha presentado un escrito ante el CGPJ pidiendo amparo por filtraciones del sumario y otro escrito ante la Fiscalía General del Estado por el uso que se está haciendo de este órgano. Junto a estas medidas, adelantó que el Comité Ejecutivo ha acordado hoy exigir el levantamiento "completo" del sumario porque, a su juicio, "no se puede acusar a una fuerza política y establecer una causa general contra quien no puede defenderse". Además, recordó que el Grupo Popular ha solicitado la comparecencia urgente del fiscal general del Estado en el Congreso para "hablar de la filtración del secreto de sumario" y explicar el "diferente trato" que la Fiscalía da a los partidos. "Nunca en España ni con Adolfo Suárez, ni con Leopoldo Calvo Sotelo ni con Felipe González ni con José María Aznar se había hecho un uso tan partidista de la Fiscalía como hasta ahora", denunció, tras indicar que en los últimos tiempos policías "encapuchados" han detenido a cargos del PP, "acompañados de televisiones" y los han "metido en el calabozo sin dar ninguna explicación". Luego "en la mayor parte de los casos", dijo, han sido puestos en libertad. Según dijo, ese comportamiento se ha producido decenas de veces -y puso como ejemplo los de Baleares-- y todos ellos tienen la "característica común" de afectar al PP. Por eso, recalcó que el fiscal general, Cándido Conde-Pumpido, debe acudir al Congreso porque lo que está pasando "no casa con lo que debe ser un Estado de Derecho y una democracia civilizada y avanzada". Si se niega a comparecer, avisó que su grupo parlamentario dedicará las sesiones de control a preguntar por este asunto al presidente del Gobierno y al ministro de Justicia. Además, el PP ha solicitado la comparecencia del ministro de Justicia porque, continuó Rajoy, el fin de semana en que se hicieron públicas las filtraciones del sumario "se fue de cacería" con el juez Garzón que instruye ese sumario. En su opinión, se trata de "un acto obsceno" e "inaceptable" en un país civilizado como España porque " liquida la calidad de la democracia" y "hace un enorme daño a las intituciones y a la idependencia del Poder Judicial". DEFENDER LA HONORABILIDAD DEL PP. Por todo ello, avanzó que su formación "rompe cualquier interlocución con el Ministerio de Justicia mientras Bermejo siga siendo su titular". Agregó además que dirigirá un escrito al CGPJ para que examine si "es sensato, razonable y normal" que un juez que está instruyendo el sumario se vaya de cacería con el ministro de Justicia. Y en este contexto, señaló que el PP solicitará la recusación de Garzón y que se abstenga en la causa "en beneficio de la credibilidad e imparcialidad de la Justicia". Igualmente, Rajoy indicó que pedirá explicaciones de este asunto al jefe del Ejecutivo en el Parlamento porque "genera una enorme alarma social y es inaceptable". Finalmente, quiso mandar un "mensaje de tranquilidad" a los afiliados y votantes del PP y expresó su deseo de que se sientan "orgullosos" de esta formación. "En la reunión de hoy todos los miembros del Comité Ejecutivo presentes hemos reafirmado nuestro compromiso con el Partido Popular, nuestra unidad y nuestra cohesión y, desde luego, estamos comprometidos todos a defender con contundencia la honorabilidad de nuestro partido -aseveró--. Y vamos a tratar con responsabilidad, con valentía, con justicia y con sentido común un asunto que en una democracia normal no se puede vover a producir, porque no se ha producido en España algo parecido desde 1977".