Rajoy llama a ganar las europeas porque el camino del cambio "ya es inevitable"

  • Pamplona, 7 may (EFE).- El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pedido hoy a los cargos municipales de su partido "todo el esfuerzo del que sean capaces" para obtener unos "buenos resultados" en las elecciones europeas, ya que, ha dicho, el camino hacia el cambio, que a su juicio empieza a notarse, "ya es inevitable".

Pamplona, 7 may (EFE).- El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pedido hoy a los cargos municipales de su partido "todo el esfuerzo del que sean capaces" para obtener unos "buenos resultados" en las elecciones europeas, ya que, ha dicho, el camino hacia el cambio, que a su juicio empieza a notarse, "ya es inevitable".

Rajoy ha clausurado en Pamplona la XIV reunión intermunicipal de su partido, y precisamente por estar en una comunidad en la que el PP ha renacido tras la disgregación de UPN, ha expresado su optimismo por el futuro de la organización en Navarra y su satisfacción por haber incluido a un navarro, Pablo Zalba, en la lista electoral europea, en el puesto octavo.

Al margen de las alusiones a la situación del PP en la comunidad foral, el líder popular ha insistido en la importancia que para su formación tienen los comicios europeos del próximo 7 de junio, así que ha apelado a la máxima implicación de los cargos populares en los municipios, pues, ha asegurado, está en juego "una causa justa": el cambio de Gobierno.

Rajoy ha lanzado esta arenga minutos antes de que se conociera el último barómetro del CIS, que concede el 40,8 por ciento en estimación de voto al PSOE, que repunta, y el 40 al PP, que sube sólo cinco décimas, un incremento insuficiente para ganar las elecciones generales si se celebrasen hoy mismo.

La gestión de la crisis por el Gobierno se ha situado en el centro de la denuncia de Rajoy, para quien el plan E de estímulo de la economía planteado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero es "lisa y llanamente un fracaso".

Por ello, ha dicho no entender a qué se debió el Consejo de Ministros convocado ayer, salvo que persiguiese un afán propagandista, algo a su juicio muy arriesgado para el Gobierno porque "se le está agotando la propaganda y de eso se puede pasar a una percepción de burla en el conjunto de la ciudadanía".

El plan E, según ha destacado, es una medida más que ahonda en la "frustración" y en la decepción de las expectativas de los ciudadanos, que además tienen su futuro hipotecado debido a la política de gasto del Gobierno.

"España es el segundo país del mundo que más dinero ha gastado en proporción a su PIB para afrontar la crisis", superado "sólo" por Arabia Saudí, y pese a ello, ha apuntado, los resultados logrados son "los peores", como atestigua una tasa de paro muy por encima de la media de la UE.

La situación, según ha afirmado Rajoy, "produce verdaderos dramas", y la solución, lejos de llegar, se agrava por "la existencia de un Gobierno que no sabe dónde está, a dónde va y que en lugar de arreglar las cosas, las complica más" dada su "incapacidad clamorosa".

Tras señalar que los Presupuestos aprobados para este año son "la quintaesencia" de la equivocación, el presidente del PP ha recalcado que lo "peor" de todo, no obstante, es que no hay en el Ejecutivo "propósito de enmienda".

Se ha referido igualmente a la "asfixia" financiera que viven las corporaciones locales, a las que el fondo local del Gobierno, de más de 8.000 millones de euros, no ha servido, lo que se convierte, ha continuado, en un "fracaso" más de Zapatero.

Rajoy ha pedido que la línea de crédito ICO a la que los ayuntamientos podrán acogerse para cubrir sus deudas, y que el Gobierno ha cuantificado en 3.000 millones de euros, debe aumentarse a 5.000, así como que la reforma de la financiación autonómica, cuestión sobre la que el Gobierno, en su opinión, "lleva engañando" tres años, se haga paralelamente a la del modelo local.

El cónclave municipal del PP ha concluido con varias conclusiones: la confianza en que el plan anticrisis del partido permitirá salir de la crisis, la necesidad de crear un fondo de garantía de servicios públicos fundamentales para acabar con la gestión de competencias impropias y devolver a los ayuntamientos los 1.100 millones de IVA por la contratación de obras incluidas en el fondo local del Gobierno.