Rajoy: "No somos la muleta del nacionalismo, como el PSOE"

BILBAO/IRUN, 15 (OTR/PRESS) Mariano Rajoy ha acusado al PSOE de "ayudar al nacionalismo". En un mitin en Irún, dentro de los actos de la campaña electoral en el País Vasco, el presidente del PP ha afirmado que su partido "no traicionará" a sus votantes. El líder popular afirmó que si en estas elecciones no está presente la izquierda abertzale es gracias "única y exclusivamente a la batalla del PP del País Vasco", una batalla que el partido "ha dado en solitario". Una opinión compartida por el presidente del Partido Popular vasco y candidato a lehendakari, Antonio Basagoiti, quien afirmó que colocará al gobierno vasco en la "prioridad de la derrota del terrorismo" y en lograr "la libertad con mayúsculas". Desde el PNV se insta a los vascos a "despertar" porque el objetivo de PP y PSE "es sacar al nacionalismo de Ajuria Enea" y, para lograrlo, recurren a "las ilegalizaciones". Desde el otro lado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba acusa a Juan José Ibarretxe de "disputarse el voto que Batasuna deja huérfano". El líder del PP se ha centrado hoy en su discurso en Irun en reivindicar para su partido los buenos resultados contra ETA y en criticar a los socialistas. Del candidato del PSE, Patxi López, ha llegado a decir que "no se ha mojado en defensa de la libertad" a diferencia del popular Antonio Basagoiti. "No se ha mojado y no se va a mojar", ha insistido. Según Rajoy, es gracias al PP que hoy los afectos a ETA no se puedan presentar al Parlamento vasco. "La pasada legislatura, la legislatura del disparate, el Gobierno permitió que ETA estuviera en el Parlamento y en los ayuntamientos, si hoy no se puede presentar se debe única y exclusivamente a la batalla en solitario del PP vasco", ha señalado afirmando que esa batalla está ganada, y mostrándose satisfecho porque "han tenido que darnos la razón" en materia antiterrorista. El presidente del PP ha pronunciado varias veces una frase que ha llamado la atención dadas las circunstancias: "El PP no está en venta". Se refería a la actitud con los nacionalistas. Para Rajoy, los socialistas se han entregado al PNV mientras el PP siempre defiende lo mismo. El lider del PP remarcó que su partido no es, como el PSE-EE, "la muleta del nacionalismo" y aseguró que tampoco está en política para "apuntalar a Ibarretxe" ni para "traicionar a nuestros votantes". En ese sentido, criticó que, "siempre que un nacionalista tiene un problema de votos, allí aparece siempre un socialista echándole una mano". Por su parte, el presidente del Partido Popular vasco y candidato a lehendakari, Antonio Basagoiti, afirmó que colocará al gobierno vasco en la "prioridad de la derrota del terrorismo" y en lograr "la libertad con mayúsculas". "Queremos y sabemos hacerlo", destacó Basagoiti en un discurso lleno de confianza en sí mismo. "Nosotros nos comprometemos y decimos cómo queremos acabar con ETA y cómo queremos hacer que en el País Vasco se alcance la libertad y se respete su pluralidad", remarcó, para añadir que el PP será "firme en la defensa de las libertades individuales". SACAR AL NACIONALISMO DE AJURIA ENEA Desde el Kursaal de San Sebastian, al actual lehendakari Juan José Ibarrexte instó a los vascos a "despertar", alegando que "el único objetivo" del PP y del PSE-EE "es sacar al nacionalismo de Ajuria Enea" y, para lograrlo, recurren a "las ilegalizaciones". Criticó al PP y al PSOE por recurrir al "todo vale" y por no permitir que "todos los partidos políticos jueguen en el campo democrático del voto", cuando esa es "la única manera que tienen dos formaciones políticas, con poco más del 40 por ciento" del electorado, para "acceder a tener más de la mitad de los parlamentarios". El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba no tardó en contestar a estas acusaciones y señaló que "le molesta" que Ibarretxe afirme que la decisión adoptada por los tribunales para que D3M y Askatasuna, como sucesora de Batasuna, no puedan concurrir a elecciones, ha sido, en realidad, una determinación "electoral" del PSOE y del PP. En su opinión "si alguien disputa ese voto que se supone que Batasuna deja huérfano, es justo el lehendakari". Durante un acto electoral en Barakaldo en el que acompañó al líder del PSE-EE, Patxi López, el ministro acusó al lehendakari de jugar al "electoralismo" con el tema de la ilegalización y recordó a Batasuna que sólo tiene "dos opciones: urnas o pistolas", es decir, "o rompe con ETA o convence a ETA de que deje la violencia". El ministro aseguró que "mientras no adopte una de las dos, no estará en las instituciones democráticas". Por último, recalcó que "aquí no se ilegalizan ideas", sino el uso de la violencia. El candidato por el PSE-EE arremetió también contra el PNV, alegando que no "nos sacará de la crisis" económica, cuando, en sus años de gobierno, el lehendakari Ibarretxe "se ha dedicado a generar inseguridad, inestabilidad, ha sido incapaz de promover el diálogo social y ha tenido un gobierno paralizado, incapaz de resolver los problemas". Destacó, además, que "detrás de los grandes avances que ha habido en Euskadi, como Osakidetza, las viviendas sociales, las grandes infraestructuras y la reforma de la educación, ha estado la mano de un socialista" y se mostró "harto" de "la consigna barata" del PNV de que los socialistas no están preparados para gobernar en el País Vasco.