Sarney lamenta la muerte "del hombre que hizo posible el sueño democrático"

  • Brasilia, 1 abr (EFE).- El ex presidente brasileño José Sarney lamentó hoy la muerte del ex jefe de Estado argentino Raúl Alfonsín, a quien calificó como un "amigo" que, "con coraje", inició el camino de la integración e "hizo posible el sueño de la democracia".

El vicepresidente brasileño dice que la democracia agradecerá siempre a Alfonsín

El vicepresidente brasileño dice que la democracia agradecerá siempre a Alfonsín

Brasilia, 1 abr (EFE).- El ex presidente brasileño José Sarney lamentó hoy la muerte del ex jefe de Estado argentino Raúl Alfonsín, a quien calificó como un "amigo" que, "con coraje", inició el camino de la integración e "hizo posible el sueño de la democracia".

El ex presidente argentino, quien falleció el martes a los 82 años víctima de un cáncer de pulmón, coincidió en el poder con Sarney y ambos fueron los primeros presidentes democráticos de sus países después de períodos de cruentas dictaduras.

En una nota divulgada hoy, Sarney, quien preside actualmente el Senado brasileño, valoró "la gran firmeza de convicciones y la grandeza política" de Alfonsín "para dar los pasos decisivos en el proceso de democratización" argentino.

Según el ex mandatario brasileño, Alfonsín también "abrió el camino de la integración latinoamericana", por su protagonismo en la fundación del Mercosur, el bloque que integra a Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

También subrayó que, juntos, lograron "invertir el proceso histórico de hostilidad entre Brasil y Argentina, para transformarlo en un firme proceso de integración que no habría sido posible sin Alfonsín".

"Nuestra relación de jefes de Estado se transformó en una relación de amigos, extensiva a nuestras familias", indicó Sarney, quien calificó a Alfonsín como "un gran conversador, de una cultura extraordinaria, simple y ameno".

Recordó, además, que cuando ambos estaban en el Gobierno Alfonsín le invitó a visitar la planta nuclear de Pilcaniyeu, un gesto que molestó a los militares de la época y que él retribuyó al convidar al presidente argentino a la inauguración de una planta de enriquecimiento de uranio en Brasil.

Citó también que junto con Alfonsín y el hoy ex presidente uruguayo Julio Sanguinetti lucharon "para restaurar la democracia en toda Suramérica" y pusieron en marcha "una idea generosa de la integración que hoy es irreversible".

Según afirmó Sarney, Alfonsín "es un ejemplo de padrón ético, que con sus virtudes, su firmeza y su autoridad moral consolidó las instituciones" y será recordado como "un político honrado y de ideas de vanguardia".