Un cordón policial aisla el Congreso durante el debate de política general

  • Madrid, 12 may (EFE).- Un cordón de seguridad a cargo de agentes del Cuerpo Nacional de Policía mantiene aislado el Congreso de los Diputados, a cuyo entorno se impide el acceso de vehículos privados y se controla a los viandantes debido a la celebración del debate sobre el estado de la nación, que arrancará hoy a mediodía.

Madrid, 12 may (EFE).- Un cordón de seguridad a cargo de agentes del Cuerpo Nacional de Policía mantiene aislado el Congreso de los Diputados, a cuyo entorno se impide el acceso de vehículos privados y se controla a los viandantes debido a la celebración del debate sobre el estado de la nación, que arrancará hoy a mediodía.

Una hora antes del comienzo del debate, las fuerzas de seguridad han restringido el tráfico en los alrededores del Palacio de las Cortes y han instalado controles para limitar el acceso de peatones desde las calles aledañas.

También se ha reforzado la seguridad en la entrada del aparcamiento subterráneo de la plaza de las Cortes, donde agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) revisan los maleteros y los bajos de los vehículos antes de acceder al estacionamiento.

Estos agentes antidisturbios han apostado furgonetas policiales y vallas para bloquear el paso en las calles que circundan el Palacio del Congreso.

Son especialmente visibles en la esquina de la Carrera de San Jerónimo con la calle de Cedaceros y en la plaza de Neptuno.

Policías de la Unidad de Subsuelo han inspeccionado las alcantarillas y los guías caninos se han ocupado de rastrear la zona con perros adiestrados en la detección de artefactos explosivos.

Los reporteros de las principales cadenas de televisión se han instalado a las puertas del Congreso de los Diputados para enviar sus crónicas desde allí.

Hay varias unidades móviles de televisión e incluso un "set" para emisiones en directo instalado en la misma plaza de las Cortes.

En el interior del Parlamento, la gran afluencia de periodistas prevista para la jornada de hoy -más de 400 informadores, según fuentes parlamentarias- ha obligado a limitar el número de los reporteros de cada medio que podrán trabajar en los pasillos, el escritorio próximo al hemiciclo y la propia tribuna de prensa.