Un total de 60 agentes sindicales y políticos, de EA e izquierda abertzale, firman un manifiesto de apoyo a huelga del 21

SAN SEBASTIAN, 13 (EUROPA PRESS)

Un total de 60 agentes sindicales, sociales, culturales y políticos -de EA y la izquierda abertzale-, así como profesores de la Universidad de Mondragón o de la del País Vasco, anunciaron hoy su adhesión a un manifiesto en apoyo a la huelga general convocada por ELA, LAB, ESK, STEE-Eilas, Hiru y EHNE, para el póximo día 21.

En una rueda de prensa celebrada en San Sebastián, Nekane Alzelai, ex parlamentaria de EA en el Gobierno Vasco, y Patxiku Irisarri, que fue secretario general de EHNE, hicieron público, en euskara y castellano, respectivamente, este manifiesto que traslada la "obligación de combinar la denuncia" por los "atracos sociales", que "administraciones y los empresarios" están protagonizando en el actual contexto de crisis, con la demanda de un nuevo "modelo económico y social" que aborde "el reparto de la riqueza".

Durante su comparecencia, Alzelai e Irisarri estuvieron acompañados de algunos de los agentes políticos, sociales y sindicales que se han adherido a este texto, como es el caso de Maiorga Ramírez, presidente de EA en Navarra y parlamentario por Nafarroa Bai; Rafa Díez Usabiaga, ex secretario general de LAB, así como Txuti Ariznabarreta, que fue responsable de comunicación del sindicato.

También asistieron representantes de la izquierda abertzale como el histórico dirigente de Batasuna, Tasio Erkizia; la ex parlamentaria de EHAK; y Jose María Agirretxe, conocido por interpretar al payaso 'Porrotx'.

Alzelai e Irisarri denunciaron que "en Euskal Herria han aprovechado" la crisis para "incrementar de forma abusiva sus beneficios en detrimento de las rentas del trabajo", mientras que, las administraciones públicas, con sus políticas económicas y fiscales, "han hipotecado el reparto social de la riqueza", a través de "la reducción del impuesto de sociedades, la supresión del de patrimonio o la reducción del gasto social", entre otras medidas.

En este contexto, censuraron que los debates y propuestas planteados "pretenden soslayar la problemática estructural surgida, situando a situar a la clase trabajadora y las capas populares" como "únicos paganos de sus efectos directos o colaterales", mientras los responsables conómicas y políticos "siguen sin asumir ningún tipo de responsabilidad".

"ENORME CINISMO"

Además, tacharon de "enorme cinismo" que, "mientras se exige responsabilidad y colaboración a sindicatos y trabajadores muchas empresas y bancos cierren sus ejercicios con cantidades ingentes de beneficios", mientras, además, las administraciones "bajan los impuestos a las rentas de capital, aprueban EREs" y adoptan medidas para "salvar a entidades financieras con dinero público mientras siguen apretando deudas e hipotecas a los ciudadanos".

Por todo ello, señalaron que los firmantes de este manifiesto apoyan la huelga general del día 21 porque supone "un aire fresco para recuperar la dignidad en la defensa de los derechos laborales y sociales de los trabajadores" para "reforzar una posición de clase ante tanta mentira e hipocresía en los discursos de patronal y gobiernos, de remarcar que los trabajadores no son mercancía para el negocio de unos pocos".

Finalmente, llamaron a secundar esta convocatoria, porque, "al igual que la sociedad europea se ha movilizado", hay que ser parte "de este movimiento de denuncia y protesta ante la situación actual y de exigencia de otro modelo económico y social".