UPyD pide a López que forme un gobierno estable y "no se conforme con la alternancia"

Reprocha a Ibarretxe que "su legado" es el de haber "fracturado a la sociedad"

VITORIA, 5 (EUROPA PRESS)

El parlamentario de UpyD, Gorka Maneiro, pidió hoy al candidato del PSE-EE a lehendakari, Patxi López, que conforme un gobierno estable que tome las decisiones que Euskadi necesita . "Haga usted que suceda la alternativa, no se conforme con la alternancia", subrayó.

Maneiro realizó estas declaraciones durante su intervención en el pleno de investidura que celebra durante esta jornada el Parlamento vasco, y que inició con un reconocimiento a la sociedad vasca que "ha resistido y resiste ante el terrorismo" y en la que realizó una mención especial "al eslabón más débil: los concejales constitucionalistas", porque "nadie ha hecho tanto como ellos por defender nuestra democracia".

UPyD afirmó que el cambio político en Euskadi "deberá dejar atrás política identitarias de los gobiernos de los últimos diez años, obsesionados en planes separatistas y frentistas que olvidaron los problemas reales de los ciudadanos" y apostó por "conseguir la Euskadi de los ciudadanos unida y diversa, liderada por dirigentes que se centren en las superación de los problemas de los ciudadanos".

En este sentido, se dirigió al candidato del PSE, Patxi López, a quien brindó su apoyo "para que el cambio sea posible" y afirmó que UPyD" no se quedará al margen del a transformación política de Euskadi".

Asimismo, pidió a López que conforme "un gobierno estable que tome las decisiones que Euskadi necesita". "Haga usted que suceda la alternativa, no se conforme con la alternancia", subrayó.

Maneiro consideró que los 23.000 votos que UPyD recibió el pasado 1 de marzo "reclaman no sólo que el nacionalismo pase a la oposición, sino que se gobierne atendiendo al respeto constitucional, al Estatuto y al Estado de derecho". Maneiro se dirigió al candidato del PNV, Juan José Ibarretxe, para afirmar que ocupan posiciones "democráticamente antagónicas". "Considero que con su actuación política ha fracturado a la sociedad. Este es su legado", defendió.

UPyD anunció que propondrá que el nuevo Gobierno vasco inste al Gobierno central a disolver los ayuntamiento gobernados por ANV, en aplicación del artículo 64 de la ley de bases de Régimen Local, ya que "sería imperdonable no hacer desde un punto de vista ético".

Asimismo, anunció que propondrá al Parlamento que inicie una proceso de modificación reglamentaria que trate la obligatoriedad de los parlamentarios a acatar la Constitución antes de tomar posesión de su escaño, y que facilite un "mejor control del Ejecutivo por parte del Legislativo, sustituyendo la actual maraña reglamentaria que pospone, retrasa y dificulta dicho control".

El parlamentario de UPyD avanzó también que exigirá al nuevo Gobierno vasco que proceda a la derogación de aquellos decretos de política lingüística que atacan a la igualdad ciudadana y a la libertad y que se garantice a través de una nueva ley, el derecho de los padres a elegir la lengua en la que son educados sus hijos, de acuerdo con el carácter bilingüe de la sociedad vasca.

Maneiro, señaló que dará su apoyo al candidato del PSE, porque quiere ayudar a "superar una etapa política caracterizada por la pretensión de los distintos gobernantes de separar a los vascos de los restantes ciudadanos españoles y a los propios vascos entre sí". Además, manifestó su deseo de impulsar "cuantas medidas sean necesarias para iniciar un cambio profundo sobre cuestiones que afectan directamente a la libertad y a la igualdad de los ciudadanos de Euskadi".

"Este cambio no se obtendrá con ideas evanescentes o un simple cambio de caras, sino con principios sólidamente asentados y políticas concretas, modificaciones legales y aprobación de nuevas leyes", defendió.

AMENAZA TERRORISTA

Por otro lado, defendió la utilización de "todos los instrumentos del Estado de Derecho para derrotar definitivamente la amenaza terrorista que pretende finiquitar la democracia". Al respecto, apostó por el diálogo "pero en el Parlamento y entre las fuerzas políticas", porque "para que sea auténtico el diálogo debe producirse en pide de igualdad, sin violencia expresa y sin la amenaza", subrayó.

Además, criticó que los últimos 30 años sin alternancia han instaurado un régimen clientelar y apostó por "regeneración de la democracia". "A la falta de libertad, consecuencia del terrorismo y de la ceguera moral colectiva promovida por el nacionalismo vasco, se une la corrupción labrada por el desmesurado control de las instituciones por los partidos nacionalistas", denunció.

En este sentido, manifestó su deseo de conseguir "unos medios públicos de comunicación independientes, bilingües y al servicio de todos los ciudadanos y erradicar la propaganda ideológica y la manipulación informativa".

CRISIS

Respecto a la coyuntura económica, Maneiro consideró prioritario enfrentarse a la actual situación aunque rechazó "tanto las medidas populistas como las reaccionarias" y consideró que los presupuestos vascos deben prever inversiones productivas y apoyar la construcción de la Y vasca".

El parlamentario de UPyD defendió también la necesidad de transformar el modelo productivo y la formación de capital humano a través de la educación. Asimismo, respaldó la constitución de un gran pacto social contra la crisis y por el empleo con la participación de los agentes sociales y de las diversas fuerzas políticas.

En materia de Educación defendió un modelo laico y la asignatura de Educación para la ciudadanía y consideró que "la euskaldunización forzosa y el adoctrinamiento ideológico son rémoras que deberán ser erradicadas". Por ello, subrayó la necesidad de iniciar una nueva política lingüística para "garantizar los derechos lingüísticos de todos y cada uno de los ciudadanos".

"Nos comprometemos, no a reclamar libertad lingüística desde la barrera, sino a trabajar por la derogación de cualquier reglamento, norma o ley contraria al principio de libertad de elección lingüística", insistió.

UPyD apostó también por "abrir una reflexión" acerca del Cupo, "acerca de la sobrefinanciación que implica para nuestras arcas, convirtiéndonos en privilegiados frente a los restantes ciudadanos del Estado que nos financian en base a unos antidemocráticos, anacrónicos y reaccionarios derechos históricos. "Exigimos superar este viejo sistema para que el resultado sea una sociedad más justa, solidaria e igualitaria", indicó.