Vázquez admite que es responsable como Touriño pero que la historia pondrá al PSOE en su sitio

  • Pontevedra, 24 abr (EFE).- Manuel Vázquez, único candidato a la Secretaría General del PSdeG en su congreso extraordinario, ha admitido hoy ser tan responsable como el ex presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, en los resultados electorales del 1 de marzo, aunque defendió la tarea de los socialistas en el Gobierno e insistió en que la historia los pondrá "en su sitio".

Manuel Vázquez, único candidato al no llegar otra opción a los avales suficientes

Manuel Vázquez, único candidato al no llegar otra opción a los avales suficientes

Pontevedra, 24 abr (EFE).- Manuel Vázquez, único candidato a la Secretaría General del PSdeG en su congreso extraordinario, ha admitido hoy ser tan responsable como el ex presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, en los resultados electorales del 1 de marzo, aunque defendió la tarea de los socialistas en el Gobierno e insistió en que la historia los pondrá "en su sitio".

Una vez que su candidatura fue proclamada como la única que se someterá a votación en el Congreso, Vázquez dedicó sus palabras, antes de la votación, a Gonzalo Caballero, ex concejal de Vigo que aspiraba a presentar su opción a la Secretaría General, aunque finalmente la Mesa de la Asamblea decidió que no alcanzó los avales necesarios.

Tras insistir en que en el PSdeG "cabemos todos", el dirigente socialista reflexionó sobre la derrota electoral, pero pidió que "nadie se confunda" porque es un partido "fuerte, maduro y unido" por su vocación "de gobernar y transformar este país".

Manuel Vázquez indicó que ha recorrido Galicia para palpar si se presentaba a dirigir el partido, e indicó que sólo es "un socialista gallego orgulloso de nuestro pasado e ilusionado con nuestro futuro. Creo en el futuro de este país", apuntó.

Según señaló, una de las claves de la pérdida de la Xunta ha sido que "gestionamos muy bien, pero hicimos poca política" y recordó logros del Gobierno como la gratuidad de los libros de texto, el saneamiento de las rías o el incremento de comedores escolares.

Además, afirmó ser tan responsable como el ex presidente Touriño, a quien ofreció su "cariño" y el de la militancia, porque también formó parte del Gobierno. "Me siento igual de responsable, y esta responsabilidad es de todos cada uno".

Pero, manifestó, que el peso de la responsabilidad "no nos puede nublar", y "pese a todo lo que nos pasó, la historia pondrá a Touriño y a nosotros en su sitio".

En su intervención, el dirigente socialista insistió en que no fue el PP quien ganó las elecciones, sino que "las perdimos nosotros".

Pero recordó que en 2005 accedieron al Gobierno "por un puñado de votos", y también estos votos son los que ahora les han privado de gobernar. Por ello, ahora "estamos a un puñado de votos" para ser de nuevo alternativa.

"Me niego a que esto acabe así, no puede acabar así, tenemos que hacer que este sea un pequeño paréntesis en el cambio", al tiempo que apostó por dedicar "ganas e ilusión", afirmó.

Vázquez abogó por cambiar "profundamente" la organización, y por ahondar en la participación de la militancia. Igualmente, reiteró su compromiso de que la nueva dirección, que mañana se elige, se inspire en el principio de "un hombre, un cargo", porque el partido precisa de mayor dedicación.

"Que se abran las puertas de nuestras sedes" para que se cambie Galicia "de abajo arriba" y no al revés, señaló, mientras pidió a los afiliados que salgan a la calle para ofrecer la voz de un socialista allí donde haya un colectivo social.

A juicio de Vázquez, los socialistas "somos un gran ejército, somos valientes; ideológicamente no hay quien nos pare, pero somos algo desorganizados, necesitamos autoestima, formación y creer en que este proyecto no va de farol".

A este respecto, anunció que el histórico dirigente Xaime Barreiro se ha "atrevido" a tomar las riendas de la escuela de dirigentes socialistas que se propone crear.

Además, apuntó que Galicia verá en los próximos meses que volvió "no una derecha rancia y oxidada", sino una "peor: la "fría que dice que no hay ideologías", ante lo que emplazó a los simpatizantes a no permitir "un paso atrás" a los logros conseguidos.

También lamentó que vayan a dimitir ocho diputados para acceder a cargos de responsabilidad, ante lo que también reclamó no permitir que el PP monte una "red de control".

Finalmente, criticó que el nuevo presidente, Alberto Núñez Feijóo haya visitado el Panteón de Gallegos Ilustres y se preguntó qué pasaría si hablasen, porque veinte días antes el PP señalaba que "hablar gallego era un ataque a este país, a la libertad", según dijo.