El PSOE inicia una nueva etapa con Blanco más lejos de Ferraz

  • Madrid, 9 abr (EFE).- A dos meses de las elecciones europeas, el PSOE inaugura una nueva etapa en la que el hombre fuerte del partido, José Blanco, estará más lejos de Ferraz, después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le haya nombrado ministro de Fomento.

El PSOE inicia una nueva etapa con Blanco más lejos de Ferraz

El PSOE inicia una nueva etapa con Blanco más lejos de Ferraz

Madrid, 9 abr (EFE).- A dos meses de las elecciones europeas, el PSOE inaugura una nueva etapa en la que el hombre fuerte del partido, José Blanco, estará más lejos de Ferraz, después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le haya nombrado ministro de Fomento.

Hace casi nueve años que Blanco es la mano derecha de Zapatero en el PSOE y en este periodo prácticamente ha estado consagrado al partido, una tarea a la que ahora podrá dedicar mucho menos tiempo.

Blanco continuará ejerciendo como vicesecretario general del partido durante los próximos tres años, tal y como él mismo ha asegurado en numerosas ocasiones, al menos hasta el próximo congreso federal del PSOE.

En calidad de tal seguirá asistiendo a las reuniones de la Ejecutiva Federal y a las de la Comisión Permanente, que se reúnen cada lunes de manera alternativa, siempre y cuando su trabajo como titular de la Cartera de Fomento no se lo impida.

También seguirá formando parte del comité de estrategia del partido y, según han asegurado a Efe fuentes cercanas a su entorno, estará "para todo lo que haga falta".

Sin embargo, el cambio más inmediato y más perceptible de este alejamiento de Ferraz será que las ruedas de prensa posteriores a la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE ya no serán ofrecidas por Blanco, sino por la secretaria de Organización, Leire Pajín.

Otras fuentes han apuntado que esta nueva situación seguramente otorgaría a Pajín una mayor relevancia dentro del partido, habida cuenta de que Blanco podría verse obligado a encomendarle a ella un mayor número de funciones de las habituales para poder hacer frente con más autonomía a sus cometidos como ministro.

De hecho, y después de ocho años de un control casi férreo del aparato del partido, Blanco comenzó a delegar después del 35 Congreso Federal del PSOE, celebrado el pasado verano, cuando Pajín pasó a ocupar la Secretaría de Organización y él fue aupado a la Vicesecretaría General.

Una figura que Zapatero recuperó para Blanco y que sólo había desempeñado con anterioridad Alfonso Guerra.

Gracias a este desahogo, el vicesecretario general del PSOE ha podido ir abandonando de forma gradual el trabajo propio de la organización, y en los últimos meses se ha centrado en la coordinación entre el partido y el Gobierno.

Más recientemente, después del distanciamiento del PNV en el Congreso, ha colaborado con el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso, y se ha reunido con los portavoces de diferentes grupos políticos para intentar constituir las mayorías necesarias que permitieran a los socialistas no perder votaciones.