Correa alaba la actitud positiva de Obama hacia América Latina

  • Puerto España, 18 abr (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se mostró satisfecho por hacer conocido a Barack Obama y expresó su simpatía por la nueva administración de Estados Unidos debido a su actitud "positiva" hacia América Latina.

Puerto España, 18 abr (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se mostró satisfecho por hacer conocido a Barack Obama y expresó su simpatía por la nueva administración de Estados Unidos debido a su actitud "positiva" hacia América Latina.

Con motivo de la V Cumbre de las Américas, Correa se reunió hoy con la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton, una entrevista que calificó de "sumamente positiva".

Las relaciones entre Quito y Washington señaló que "son de lo mejor y en lo particular vemos con mucha simpatía a la nueva Administración norteamericana", dijo el presidente ecuatoriano en una rueda de prensa posterior.

Correa consideró que el principal beneficio de la Cumbre de Trinidad y Tobago es "el diálogo abierto, franco y amigable" entre América del Sur y América del Norte.

"Es muy positivo para la región que se reúnan los gobernantes de Estados Unidos, Venezuela, Bolivia; limar asperezas para sacar adelante a nuestros pueblos", remarcó, al hacer referencia a la única ausencia de Cuba en la Cumbre de las Américas.

Durante su reunión, Correa y Clinton hablaron sobre la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (ATPDA, por sus siglas en inglés), por la que Estados Unidos otorga a Ecuador facilidades para el comercio a cambio un compromiso en la lucha contra las drogas y que en el caso de Ecuador se renueva cada año.

A su juicio, ese vencimiento es un "absurdo cuando va en beneficio de Estados Unidos", señaló Correa, al explicar que si los campesinos ven que sus productos se quedan sin preferencias arancelarias volverán a los cultivos ilícitos de hoja de coca.

El presidente de Ecuador y la secretaria de Estado también hablaron sobre emigración: "no tiene sentido que en un país que proclama la libertad en el movimiento de mercancía, se penalice la migración", matizó Correa.

"Son verdaderamente exiliados de la pobreza", alertó el ecuatoriano, al considerar que "la mejor política para controlar la emigración sería apoyar a América Latina y a sus economías emergentes".

A su juicio, la solución pasa por crear empleo y para ello hace falta financiación, "no asimétrica", como a su juicio la ofrecen los organismos financieros multilaterales.