"Los apretones de manos no son suficientes, son necesarios actos", dice la Casa Blanca

  • Puerto España, 18 abr (EFE).- La Casa Blanca aseguró hoy que en las próximas semanas se podrá constatar si ha comenzado una nueva relación con América Latina y, en especial, con el líder venezolano, Hugo Chávez, que ha indicado que quiere ser amigo de Barack Obama.

Puerto España, 18 abr (EFE).- La Casa Blanca aseguró hoy que en las próximas semanas se podrá constatar si ha comenzado una nueva relación con América Latina y, en especial, con el líder venezolano, Hugo Chávez, que ha indicado que quiere ser amigo de Barack Obama.

En declaraciones a los periodistas que acompañan a Obama en la V Cumbre de las Américas que se desarrolla en Trinidad, el "número dos" del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Denis McDonough, afirmó hoy que "con algunos países hemos comenzado una nueva relación pero aunque los apretones de manos, las fotografías y las sonrisas son importantes no son lo principal".

"En las próximas semanas juzgaremos si de verdad ha comenzado una nueva era" en las relaciones, afirmó el alto funcionario.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró hoy que su par estadounidense, Barack Obama, es "un hombre inteligente" y quiere ser "su amigo".

Ambos presidentes participaron hoy en una reunión de EEUU y los países sudamericanos, en la que Chávez se levantó para estrechar la mano a su colega estadounidense y regalarle un libro, "Las venas abiertas de América Latina", de Eduardo Galeano, una crítica escrita en los años setenta a la política estadounidense y europea en la región a lo largo de la historia.

Ambos mandatarios, que ya se habían saludado con cordialidad antes de la ceremonia inaugural de la cumbre el viernes, volvieron a estrecharse las manos una tercera vez con ocasión de la foto de familia de la reunión.

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, también se refirió al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, quien el viernes arremetió contra la política exterior estadounidense en un discurso inaugural de la cumbre de 51 minutos de duración pero indicó que había estrechado la mano de Obama.

A la hora de hablar de una nueva era en la relación, "las acciones hablan más alto que las palabras, aunque las palabras vengan en rachas de cincuenta minutos", indicó Gibbs.

La necesidad de actuar fue un mensaje que los altos cargos de la Casa Blanca transmitieron también al régimen cubano, que ha expresado su disposición a conversar "en condiciones de igualdad" con EEUU sobre derechos humanos o democracia.

Al reclamar la puesta en libertad de los presos políticos o el respeto a los derechos humanos, Gibbs afirmó que Cuba tiene "una estupenda oportunidad de adecuar sus obras a sus palabras".