Lula da Silva espera respuestas a lo que define como "crisis de civilización"

  • París, 30 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva considera que la reunión del G20 de este jueves en Londres "no puede decepcionar" y debe dar respuestas a la actual "crisis de civilización".

Lula da Silva espera respuestas a lo que define como "crisis de civilización"

Lula da Silva espera respuestas a lo que define como "crisis de civilización"

París, 30 mar (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva considera que la reunión del G20 de este jueves en Londres "no puede decepcionar" y debe dar respuestas a la actual "crisis de civilización".

"Más que una grave crisis económica, estamos ante una crisis de civilización" que exige "nuevos paradigmas, nuevos modelos de consumo y nuevas formas de organización de la producción", subraya Lula da Silva en un artículo que hoy publica el diario vespertino "Le Monde".

El presidente brasileño, que esta semana hará una breve escala en París para preparar la cumbre del G20 con su homólogo francés Nicolas Sarkozy, añade en la misma información que "es importante salvar a los bancos", pero "es más importante todavía proteger los empleos e impulsar la producción".

El G20, añade, debe aportar soluciones para contrarrestar los efectos "devastadores" de la crisis y conducir hacia "una profunda reformulación de la economía internacional a medio y largo plazo".

Entre los medidas más urgentes, el presidente brasileño cita el restablecimiento del crédito y la lucha contra el proteccionismo para hacer frente a la caída del comercio y de las inversiones a nivel mundial.

"En tiempo de crisis el proteccionismo, que yo califico de droga, aumenta" y eso tiene un efecto provisional de euforia pero, a medio y largo plazo, acaba provocando una "profunda depresión" con "funestas consecuencias sociales y políticas".

Otra de sus apuestas pasa por poner fin a los paraísos fiscales y por "democratizar" el Fondo Monetario Mundial (FMI) y el Banco Mundial (BM), instituciones que han sido "incapaces" de prever y controlar el desorden financiero actual.

Según el presidente brasileño, la crisis ha sacado a la luz los profundos errores de políticas económicas que se presentaron como infalibles y la fragilidad de los organismos multilaterales de Bretton Woods.

En definitiva, ha mostrado que los instrumentos económicos de regulación son obsoletos, añade Lula, antes de insistir en que "necesitamos una sociedad en la que los hombres y mujeres sean actores de su historia y no víctimas de la irracionalidad que reinó estos últimos años".