Medvédev dice a Kissinger que busca algo más que salir en la foto con Obama

  • Moscú, 20 mar (EFE).- El presidente ruso, Dmitri Medvédev, confía en que su primer cara a cara con Barack Obama en Londres sirva para algo más que salir en la foto, según declaró hoy a un grupo de antiguos secretarios de Estado y ex senadores estadounidenses.

Medvédev dice a Kissinger que busca algo más que salir en la foto con Obama

Medvédev dice a Kissinger que busca algo más que salir en la foto con Obama

El punto más bajo en las relaciones Rusia-EEUU ha sido superado, según Moscú

El punto más bajo en las relaciones Rusia-EEUU ha sido superado, según Moscú

Moscú, 20 mar (EFE).- El presidente ruso, Dmitri Medvédev, confía en que su primer cara a cara con Barack Obama en Londres sirva para algo más que salir en la foto, según declaró hoy a un grupo de antiguos secretarios de Estado y ex senadores estadounidenses.

"Espero que no sea solo un encuentro para conocernos, sino un intercambio de opiniones completo sobre toda la agenda bilateral y los asuntos internacionales de actualidad", dijo Medvédev sobre la reunión que mantendrá el 1 de abril con el nuevo presidente de EEUU.

El líder ruso se reunió con un grupo de veteranos políticos norteamericanos encabezado por el ex secretario de Estado Henry Kissinger, que prepara su encuentro con Obama en Londres y la primera visita de éste a Moscú, en mayo o julio próximo.

Rusia y EEUU depositan muchas esperanzas en esa primera cita, a partir de la cual esperan mejorar sus relaciones, enfriadas durante la anterior Administración de George W. Bush, en particular debido a sus planes de desplegar el polémico escudo antimisiles en Europa cerca de las fronteras rusas.

Medvédev alabó la intención de la Administración Obama de "reiniciar" las relaciones bilaterales y expresó su deseo de superar las "dificultades de la etapa anterior" y "mejorar sustancialmente los lazos entre ambos estados".

Agregó: "en los últimos tiempos, se han acumulado muchos temas que debemos abordar, además de la agenda tradicional, y necesitamos intercambiar opiniones sobre los asuntos más complicados", según la agencia Interfax.

"Me agrada comunicarle que nuestras diferencias no son insuperables, y los puntos de acuerdo considerables", respondió Kissinger, el político que durante la Guerra Fría había diseñado la estrategia de EEUU hacia la hoy desaparecida Unión Soviética.

Kissinger y el ex primer ministro ruso Yevgueni Primakov son copresidentes del llamado "grupo de sabios" formado por conocidos políticos retirados de ambos países y encargado del nuevo acercamiento de ambos países.

Por el lado norteamericano lo integran también los ex secretarios de Estado James Baker y George Shultz, de Defensa, William Perry y del Tesoro Robert Rubin, así como el veterano ex senador Sam Nunn, y por el ruso el ex ministro de Exteriores Ígor Ivanov y los ex jefes del Estado Mayor del Ejército Yuri Baluyevski y Mijaíl Moiséyev.

Kissinger aseguró que los integrantes norteamericanos de ese grupo "siempre fueron partidarios de mejorar las relaciones entre EEUU y Rusia, lo que se corresponde con los intereses de ambos pueblos y del mundo entero".

"Hemos tratado asuntos estratégicos, en particular relativos a regiones donde hay problemas y sentimos optimismo. Todos esperamos que la reunión de los dos presidentes dé comienzo a una nueva etapa de las relaciones y conduzca a resultados concretos", enfatizó.

Primakov explicó a la prensa que ésta fue la tercera reunión de ese grupo de expertos, cuyo objetivo es "acercar posiciones y llevar las relaciones bilaterales a un nuevo nivel", según Itar-Tass.

"Para nosotros, el objetivo de estos encuentros es entender mejor la postura de Rusia para desarrollar nuestra cooperación", explicó a su vez Kissinger, quien la víspera se reunión también con el ex presidente y actual primer ministro ruso, Vladímir Putin.

Aunque el primer encuentro personal de los dos líderes no será largo y en él no se esperan grandes avances, "ambas partes aplican el máximo de esfuerzos para que los presidentes sintonicen de inmediato", declaró esta semana un portavoz del Kremlin.

Mientras, James Baker se hace cargo de preparar la futura visita de Obama a Rusia, que deberá tener lugar a mediados de mayo o, preferiblemente, a principios de julio, justo antes de la cumbre del G8 que se celebrará del 8 al 10 de ese mes en Cerdeña.

La semana pasada, Medvédev ya recibió en Moscú a un primer grupo de influyentes políticos norteamericanos integrado por los ex senadores Chuck Hagel y Gary Hart y Brent Scowcroft, que fue asesor de Seguridad Nacional en la Administración de George Bush-padre.

Aquella primera misión presentó a Medvédev el proyecto de un informe con recomendaciones para el futuro de las relaciones entre Rusia y EEUU que fue preparado por encargo de Obama y que "causó una impresión muy positiva en el Kremlin", según filtraciones.

La prensa destacó que ese informe define a Rusia como un país muy importante para la política exterior y de seguridad de EEUU, sobre todo en relación a Irán, Afganistán y los problemas de desarme y de no proliferación de armas de exterminio.

Los autores recomiendan a Obama revisar los planes de despliegue del escudo antimisiles, moderar las críticas al Kremlin por la política interna y los derechos humanos y reconocer que el espacio pos-soviético es una zona de intereses legítimos de Rusia, donde Washington debe evitar la rivalidad con Moscú.