A insiste en la comisión de investigación y dice que, "en una democracia normal, hoy Chaves no sería vicepresidente"

Sanz llama al ministro "experto en la mentira" y le pide que "deje de insultar y de faltar al respeto a los parados de Andalucía"

MÁLAGA, 31 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, pidió hoy al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que respalde la comisión de investigación pedida por su partido con relación a la subvención concedida por el Ejecutivo regional a la empresa en la que la hija del ex presidente andaluz y actual ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, trabaja como abogada. "Es un escándalo nacional y, en una democracia normal, hoy Chaves ya no sería vicepresidente de ningún Gobierno porque le han pillado", declaró.

En cuanto a que Chaves dijera que estaba "disponible" para comparecer personalmente en la Cámara Baja y aclarar lo relacionado con la concesión por parte de la Junta, cuando él la presidía, de una subvención de más de 10 millones a la empresa Minas de Aguas Teñidas (Matsa), Sanz, que asistió en el distrito malagueño de Carretera de Cádiz a la inauguración de una sede del PP, almorzando, posteriormente, con interventores y apoderados del partido, señaló que "es su obligación y va a tener que hablar, quiera o no".

Anunció, asimismo, que mañana lunes el PP pedirá por vía notarial toda la documentación que "se nos está negando" porque, según explicó, "hemos tenido que presentar hasta cinco reclamaciones en el Parlamento de Andalucía pidiendo que queremos ver los expedientes, las actas del Consejo de Gobierno, las órdenes de subvenciones y los estudios, y se nos niega toda la información".

TRANSPARENCIA DEMOCRÁTICA

Según Sanz, "la prueba del algodón del compromiso de transparencia democrática en Andalucía" será si Griñán "acepta o no" esta comisión de investigación", y dejó claro que su formación reclamará "llegar hasta el final de este asunto" porque "los ciudadanos no pueden entender una política de privilegios por la confusión permanente del partido socialista entre lo público y lo privado".

El dirigente popular, que afirmó que los últimos escándalos evidencian "la necesidad de un cambio político en Andalucía con urgencia", comentó que Chaves "es un gran creador de empleo, pero en su familia", e ironizó diciendo que, "al final, van a nombrarle presidente del Instituto de la Empresa Familiar". "Aquí, al paro van los andaluces, pero nunca la familia de Chaves", apostilló.

Sanz exigió al vicepresidente tercero del Gobierno, al que tachó de "experto en la mentira", que "deje de insultar y de faltar al respeto a los parados de Andalucía", ya que, "pese a que diga que su hija era una mera trabajadora de la empresa, ésta última ha aclarado que sus funciones eran de apoderada y se encargaba de conseguir las subvenciones por parte de la Administración". Por ello, advirtió de que "aquí hay algo que sigue oliendo muy mal".

EMPRESA FAMILIAR

Criticó al ex presidente de la Junta por "haber confundido la Junta con una empresa familiar", en tanto que "se produjo una situación de privilegio en favor de un familiar", cuando, sin embargo, "hay 40.000 autónomos en Andalucía que llevan año y medio pendientes de cobrar las subvenciones prometidas por la Junta, 5.000 mujeres empresarias a las que el Gobierno andaluz les ha dicho que no hay dinero para constituir sus empresas y muchas solicitudes de ayudas que han sido denegadas o que, cuando son aceptadas, tardan año y medio en resolverlas".

También se mostró seguro de que si José Antonio Griñán pone la mano en el fuego por Chaves, "se va a quemar". De todos modos, dijo entender que apoye al ahora ministro de Política Territorial porque, cuando se concedieron las ayudas a la empresa Matsa, el actual presidente del Ejecutivo andaluz "era el vicepresidente económico y, por tanto, también es responsable del escándalo".

Por último, el secretario general del PP andaluz lamentó lo que consideró "un déficit democrático" en Andalucía y aseguró que, en las últimas cuatro legislaturas, "el PSOE ha negado 69 comisiones de investigación en el Parlamento", lo que, según denunció, "no ocurre en ninguna otra Comunidad ni en ningún Parlamento del mundo por ser absolutamente impropio de la democracia".