ACNUR expresa su preocupación por el destino de los 230 migrantes deportados hoy a Libia desde Italia

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, expresó hoy su profunda preocupación por el destino de las 230 personas rescatadas en el mar por autoridades italianas, y que fueron deportadas hoy a Libia.

Los migrantes fueron encontrados cerca de la isla italiana de Lampedusa, en aguas territoriales maltesas, y tras un día de arduas discusiones entre las autoridades de Malta y de Italia, las patrullas de rescate italianas decidieron trasladarlos a Libia sin darles la asistencia pertinente para estos casos, según un comunicado de ACNUR.

En un comunicado, Guterres urgió a las autoridades de ambos países a que verifiquen si las personas rescatadas en alta mar "necesitan asilo o protección internacional". Asimismo, señaló que este incidente muestra un "claro cambio en las políticas italianas" y lamentó la "falta de transparencia" que rodeó al evento.

Por ello, la agencia pidió al Gobierno italiano que reconsidere su decisión y que no repita más este tipo de medidas. "Aunque no se tiene información sobre la nacionalidad de los que viajaban en las embarcaciones, es seguro que entre ellos se encuentran personas que necesitan protección internacional", aseguró ACNUR, que recordó que en 2008, cerca del 75 por ciento de los inmigrantes que llegaron por mar a Italia pidieron asilo y que se concedió algún tipo de protección a cerca de un 50 por ciento de ellos.

REFUGIADOS

El representante de ACNUR en Roma, Laurens Jolles, comentó que la agencia ha estado trabajando de cerca con las autoridades italianas para asegurar que los que huyen de las guerras y de la persecución son protegidos según la Convención de la ONU sobre los Refugiados de 1951.

"Es de una importancia fundamental que el principio internacional de no devolución continúe siendo respetado completamente", comentó. Este principio establece que nadie que pida asilo y cuyo caso siga abierto puede ser devuelto a su país si su vida o su libertad pueden estar en peligro.

Además, la agencia de la ONU subrayó que Libia no ha formado la Convención, y que no tiene un sistema nacional de asilo que funcione. Hace algunos meses, Italia y Libia llegaron a un pacto según el cual el primero compensaría los estragos cometidos en la época del neocolonialismo a cambio de que el segundo prestara más colaboración en la lucha contra la inmigración clandestina.