Aguirre censura el "sectarismo" del PSC y del resto de partidos porque no buscan un triunfo "limpio"

CASTELLDEFELS (BARCELONA), 26 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, criticó hoy el "sectarismo" del PSC y del resto de los adversarios políticos porque "no buscan el triunfo electoral limpio y sano" en las elecciones europeas.

Aguirre se pronunció así en un mitin celebrado en el centro cívico Frederic Mompou de Castelldefels ante más de 200 personas, en el que también participaron la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y los candidatos número 4 y 23 a las elecciones europeas, Aleix Vidal-Quadras y Santiago Fisas, respectivamente.

"Actúan como si quisieran expulsar del terreno a todo el que no piensa o sea como ellos", dijo la dirigente 'popular', que saludó a todos los dirigentes del PP catalán, incluido al presidente del grupo parlamentario y ex presidente del partido, Daniel Sirera, que asistió al acto.

Se refirió así a la campaña del PSC en estas europeas, en la que aparece su candidata Maria Badia con Vidal-Quadras de espaldas, así como los carteles en los que aparecen políticos como Silvio Berlusconi, Jacques Chirac, George Bush, José María Aznar, y Lech Kazinski.

"Cuando los socialistas sacan a pasear al doberman, también en forma de vídeo sectario más increíble que hemos visto nunca, pierden las elecciones por goleada", manifestó.

Interrumpida varias veces por los aplausos de los asistentes, añadió que este "sectarismo debe ser un acicate para intentar hacer siempre lo contrario que hacen los socialistas". "Esto es lo que hago, y nunca me equivoco", ironizó. Reiteró también sus críticas por el hecho de que el PSC no haya puesto en su lista el nombre de la ex ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.

Insistió así que estas elecciones europeas son la oportunidad para presentar una "moción de censura" a Zapatero por su gestión de "catástrofe sin paliativos", y que si el PP consigue diez puntos de diferencia respecto al PSOE tras las elecciones, será "el principio del fin del peor gobierno de la democracia española".

A su juicio, Zapatero ha roto "todos los consensos básicos" de la convivencia con aprobaciones como las de Ley de la Memoria Histórica y propuestas como las reformas de la Ley del Aborto o en el ámbito educativo. Advirtió también que España ha dejado de estar en el núcleo duro de las decisiones de la Unión Europea y que no cuenta a la hora de tomar decisiones trascendentales.

Hacia el final de su discurso, utilizó en dos o tres ocasiones el catalán para pedir el voto, porque "España lo necesita".