Aznar afirma que cree "en la alianza de los civilizados, no en la de civilizaciones"

ESTORIL (PORTUGAL), 9 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro)

El ex presidente del Gobierno José María Aznar se definió hoy como un defensor de la globalización y afirmó que él cree en "la alianza de los civilizados y no en la de las civilizaciones" porque ahí está la diferencia entre "la política naif y la que resuelve los problemas".

Aznar participó en las Conferencias de Estoril , que bajo el tema 'Desafíos globales, respuestas locales' pretende convertirse en un punto de reflexión internacional para hablar sobre globalización.

"Creo en el diálogo entre distintas culturas, creo en una alianza de gente civilizada, no en el choque de civilizaciones", afirmó Aznar, en respuesta a Tariq Ramadan, Profesor de la facultad de Teología, de la Universidad de Oxford, que había argumentado que el mundo occidental con sus políticas promovía un choque de civilizaciones y acusó a Obama de no tener soluciones para los problemas de la humanidad.

El ex presidente español definió "la alianza de los civilizados" como aquella que integra a personas que "creen en la libertad, en la igualdad, en el respeto, que no ponen bombas, que no estrellan aviones sobre las torres gemelas, que no quieren destruir a nadie y que quieren que los valores de la tolerancia sean cada vez más compartidos".

Aznar recalcó que "en la alianza de civilizaciones están excluidos todos aquellos que no respetan las reglas" porque "no se puede pertenecer a ella y usar el terrorismo, o imponer por la fuerza sus ideas, o no respetar las normas elementales de convivencia, o los tratados internacionales".

LA LIBERTAD, LA MEJOR SALIDA A LA CRISIS

También hizo alusión durante su intervención a la crisis económica. Así, defendió que se deben aprovechar los beneficios de la globalización para superar la crisis económica mundial y pronosticó que los países con políticas económicas más libres y abiertas saldrán antes de la crisis, que los que practiquen políticas intervencionistas y proteccionistas.

"Los que apuestan por más libertad, más reformas estructurales, apertura al exterior, menos proteccionismo y menos intervencionismo, serán los que saldrán primero. Los que hagan todo lo contrario, tardarán mucho más", pronosticó.

TERRORISMO Y GLOBALIZACIÓN

El ex jefe del Gobierno español definió el terrorismo como "un instrumento al servicio de una ideología" y "tiene una raíz en el fundamentalismo islámico", que tiene como objetivo "acabar con las sociedades occidentales, con sus valores", afirmó.

En este sentido, Aznar recordó que "quién piense que el terrorismo no es una amenaza real, se equivoca", y consideró que "Pakistán es el principal problema debido al armamento nuclear". "Si Pakistán cayese en manos de los talibanes tendríamos serios problemas", sentenció. Por ello se mostró a favor de parar la proliferación nuclear, porque "si no se para, el problema es más difícil de manejar".

También se refirió al terrorismo para hablar del conflicto palestino-israelí. "Israel es el único país democrático de Oriente Medio y está amenazado por los que dicen que quieren borrarle del mapa y eso es inadmisible", afirmó.

POLÍTICA NAIF

En referencia al proceso de diálogo iniciado entre Estados Unidos e Irán, Aznar se mostró partidario de esas conversaciones. "Es bueno" que "haya conversación entre Estados Unidos e Irán, respondió.

Sin embargo, advirtió que esa conversación "es buena", siempre que "se diga desde el comienzo que es lo que se quiere y lo que se busca, porque si no es así, después la desilusión será mayor". De hecho, "esa es la diferencia entre la política naif y la que soluciona los problemas", aseveró.

En este sentido, Aznar consideró dos posibles vías en ese proceso de diálogo "si EE. UU. está dispuesta a que Irán se convierta en un poder nuclear o si Irán está dispuesto a dejar de ser un poder nuclear".

FÉRREA DEFENSA DE LA GLOBALIZACIÓN

En su intervención, bajo el tema '¿Es la globalización gobernable?', Aznar realizó una férrea defensa de la globalización, que calificó de "la gran oportunidad" y a la que consideró la gran responsable del "espectacular progreso de los últimos 30 años".

"La humanidad nunca había progresado tanto en tan poco tiempo y eso es consecuencia de la globalización, de la capacidad de movilización de personas, bienes y mercancías", sentenció.

No obstante, matizó que ese progreso no quiere decir que "no haya problemas, que no haya pobreza y desigualdades sociales".

LAS GUERRAS DE BLAIR

En las Conferencias de Estoril, que comenzaron el viernes y acaban hoy, también participaron otras personalidades de relevancia internacional como el ex primer ministro británico Tony Blair, el ex presidente del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, o el ex jefe del Gobierno brasileño, Fernando Henrique Cardoso, o la irlandesa Mary Robinson.

En su intervención de anoche, el ex primer ministro británico y actual enviado del Cuarteto a Oriente Medio, Tony Blair, afirmó que se puede "arrepentir de muchas cosas" pero "no me arrepiento es de las cuatro guerras en las que participé"- Irak, Afganistán y los Balcanes- porque antes, "los regímenes de esos países provocaron miles de muertos y ningún gobierno hizo nada por impedirlo", argumentó.

Blair matizó que la democracia está "en el espíritu humano" y "no es una ideología exclusiva del mundo occidental" y por ello debe llevarse a los países con regímenes políticos "inestables".