Barroso opina que hacer campaña para las europeas desde un punto de vista nacional es un "contrasentido"

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, opinó hoy que "no se puede" hacer campaña para las próximas elecciones al Parlamento Europeo "desde un punto de vista exclusivamente nacional", ya que se trata de un "contrasentido intelectual y político".

A su juicio, en esta campaña que comenzará el próximo 21 de mayo por la noche "hay que hablar de Europa, de los asuntos europeos y del interés de los europeos", e hizo un llamamiento a todos los electores para que "voten a quien quieran, pero voten".

Para Durao Barroso, "una Europa fuerte es una Europa que goza de un fuerte apoyo democrático", por lo que "necesita una fuerte movilización y una fuerte participación" por parte tanto de los votantes como de los cargos electos nacionales y locales, las fuerzas vivas, las empresas, los intelectuales y la sociedad civil" porque "Europa somos todos".

A este respecto, el presidente de la Comisión Europea, en un desayuno informativo organizado en Madrid por 'ABC' y Deloitte, expresó su preocupación por los sondeos sobre los índices de participación en las elecciones europeas del próximo 7 de junio. "Hasta España, uno de nuestros Estados miembros más 'euroentusiastas', parece haber perdido su fervor electoral", apuntó.

Así, Durao Barroso advirtió del riesgo que supone la "abstención" en estas elecciones, ya que, a su juicio, esto supondría "dejar que los euroescépticos y los extremistas se apropien de nuestro debate y de nuestro futuro".

De este modo, destacó que "España ha defendido siempre sus intereses nacionales sin dejar de tener presente la idea europea, el deseo de avanzar colectivamente y el progreso de la construcción europea", por lo que expresó su confianza en que se transmita su "llamamiento" a acudir a las urnas el 7 de junio.

TRATADO DE LISBOA

Estas elecciones abren la puerta a un periodo de cambios en las instituciones europeas en función del cual para el próximo año habrá posiblemente una nueva Comisión, un nuevo Parlamento y, si Irlanda lo aprueba en referéndum, un nuevo Tratado.

Aunque Durao Barroso consideró que este texto "no es la perfección, sí es un progreso" que abre varios cambios que consideró necesarios, como un presidente permanente de la Unión que trabaje con las tres instituciones y que fomente la cooperación entre ellas. Además, destacó la importancia de contar con un "servicio exterior común".

Por todo ello, opinó que "sería muy malo" que el Tratado no se ratifique en todos los países, como se exige para su entrada en vigor, pero también se mostró convencido de su aprobación. En caso contrario, añadió, no habría ningún 'Plan B' porque continuaría en vigor el Tratado de Niza, que es el que rige actualmente.

NEGOCIACIÓN CON TURQUÍA

Por otro lado, el presidente de la Comisión Europea consideró que la incorporación de Turquía a la UE llevará un "proceso largo" pues opinó que este país "no está listo" para entrar en el bloque y todavía hay países como Francia y Alemania que se oponen.

En este sentido, afirmó que "la única solución es seguir negociando de buena fe", y aunque reconoció que tal vez un día Turquía podría ser miembro de pleno derecho, también admitió que no está "plenamente seguro" de ello por los numerosos "obstáculos" que se presentan, tanto por parte del país candidato como de los Estados que no ven con buenos ojos esta incorporación.