ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Batasuna trata de reactivar la iniciativa internacional y mantiene contactos en Suiza para buscar grupos de apoyo

Lo está liderando Jon Andoni Lekue, a quien Garzón ordenó congelar las cuentas en Bélgica y le imputó por recibir dinero del PCTV

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

La ilegalizada Batasuna está intentando reactivar la iniciativa internacional y ha comenzado a mantener contactos en Suiza con el fin de lograr apoyos. Este intento de Batasuna está siendo liderado por Jon Andoni Lekue, quien, según una información de la Radio Suisse Romande, ha mantenido ya varios contactos con parlamentarios federales con el fin de intentar que Suiza se implique en buscar una solución política para Euskadi.

Según esta emisora, el planteamiento es el de crear un grupo formado por parlamentarios suizos de izquierda y militantes de Batasuna que llevaría por nombre "Grupo de Amistad entre Suiza y el País Vasco" y tendría como objetivo buscar una solución pacífica a la violencia.

La persona encargada de estos contactos, Jon Andoni Lekue Eguren, que también ha estado realizando labores de representación de Batasuna en Bélgica en los últimos años, fue imputado en 2008 por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, junto a otros 19 dirigentes de la izquierda abertzale acusados de desviar fondos de la ilegalizada EHAK a Batasuna.

En concreto, Garzón le acusaba de haber recibido en su cuenta de ING Belgium dos transferencias de 10.000 euros cada una. Un dinero que procedía de EHAK desde octubre de 2007 hasta diciembre de ese mismo año, unos meses antes de que fuera ilegalizada esta formación política. Por ello, el magistrado pidió a las autoridades belgas que congelaran las cuentas y los fondos de Jon Andoni Lekue.

Ahora, este dirigente de la ilegalizada Batasuna, volcado en las relaciones internacionales de la izquierda abertzale está intentando recuperar de nuevo la iniciativa internacional y ha establecido contactos con un partido minoritario suizo, el situado más a la izquierda en la política del país helvético.

El experto suizo en materia de terrorismo, Jacques Baud, consultado por Europa Press, considera que Batasuna está intentado "ver qué apoyo tiene en la escena política" después de haber perdido mucha influencia en el País Vasco y tras las "muchas derrotas" experimentadas por ETA en los últimos tiempos. En su opinón, ETA se ha dado cuenta de que "ha perdido terreno en el plano político" y, "probablemente, la pista política sigue siendo una pista posible", afirmó.

Baud, quien dijo que no dispone de información precisa al respecto, explicó que se trata de contactos unilaterales por parte de Batasuna con algunos parlamentarios de un partido pequeño, que tiene una influencia "marginal" en Suiza y que no está representado en la Coalición de Gobierno.

No obstante, considera que, tras la "historia de relación" --en referencia a la mediación que ejerció la Fundación Henry Dunant de Ginebra durante la última tregua de ETA-- entre Suiza y ETA, ahora la izquierda abertzale tiene "un interés por intentar contar con una credibilidad" y de "tener una base política en el exterior", es decir, quiere contar con una "legitimación política que sea también un poco internacional".

"La idea sería recuperar un poco de su respaldo político en el exterior y Suiza es probablemente uno de los países, no el único, donde Batasuna puede encontrar un punto de enganche", argumentó.

Además, expuso que la banda terrorista ETA mantiene desde hace tiempo un debate sobre si seguir o no con la violencia y, añadió que, aunque ésta persiste, "es más suave" porque saben que "su audiencia disminuye con cada atentado y más si hay una pérdida de vidas humanas". Por ello, cree que "ETA está a la defensiva y podría tener una posición ofensiva en Europa, pero desde el punto de vista político".

En opinión de Jacques Baud, lo que está intentando ahora Batasuna es "explorar la vía política" porque "ciertamente en Suiza no se va a apoyar la acción violenta". "Se trata de un problema cultural para nosotros", explica y añade que "se puede apoyar un proceso político, sea el que sea, pero sería difícil apoyar la vía violenta".

En este sentido, insistió en que "si un partido político apoya la acción violenta pierde toda credibilidad entre nosotros". Por ello, recalcó que si hay un apoyo en Suiza por la cuestión vasca, de forma general, "será más en la línea de apoyar un proceso político y no un proceso violento".

En cualquire caso, Jacques Baud precisó que la actividad de "algunos parlamentarios" suizos está por un lado y el Gobierno, por otro y, en este sentido, dijo que el Gobierno suizo tiene una "posición muy clara respecto al terrorismo y las relaciones con España son sólidos, por lo que no creo que Suiza vaya a ponerlas en peligro".