Brown ve Irak una "historia exitosa" y augura una "nueva relación" con el "capítulo final de la misión de combate"

Al Maliki insta a las compañías extranjeras a invertir y responder a la "urgente necesidad de prosperidad" de su país

LONDRES, 30 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán)

El primer ministro británico, Gordon Brown, consideró hoy la misión de Reino Unido en Irak una "historia exitosa" y proclamó el inicio de una "nueva relación" con el país del Golfo Pérsico una vez oficializado el "capítulo final de la misión de combate" que comenzó con la invasión en 2003 y que ahora concluye con la paulatina retirada de las tropas a partir de este mes.

Mientras en Basora tenía lugar un memorial en homenaje a los 179 fallecidos en los seis años de conflicto, Brown se reunió en Londres con su homólogo iraquí, Nuri al Maliki, con quien coincidió en apelar a invertir en el país para garantizar un "futuro de prosperidad", aprovechando la Conferencia de Inversión en Irak que se celebra en la capital británica.

En una rueda de prensa conjunta, Brown garantizó que, por lo que respecta a Reino Unido, "hoy se están dando los pasos para reforzar y profundizar" en la relación con el objetivo de erigir una "sociedad de iguales a largo plazo". "Hoy se marca el último capítulo de la misión de combate en Irak", recordó, con la retirada de la bandera de las brigadas británicas en Basora y el inicio del repliegue de los soldados.

No obstante, recordó que un grupo permanecerá hasta verano para "ayudar a la reconstrucción" tras lo que calificó como una "historia existosa", como, en su opinión, prueban hitos como las elecciones regionales del pasado enero, el crecimiento de un 10 por ciento experimentado por la economía nacional en el último año o la mejora de la situación de la población infantil.

EVOLUCIÓN

Aún así, Brown reconoció que la evolución desde la entrada en Bagdad que Estados Unidos encabezó en marzo de 2003 "no ha sido nunca un camino fácil", si bien aprovechó para "rendir tributo al liderazgo" ejercido por Al Maliki. "No estamos hablando de pasado, sino de futuro, es una declaración de amistad, de sociedad y de cooperación", declaró.

En consecuencia, se mostró convencido de las posibilidades de "prosperidad" para el país, donde recordó que hay "gente trabajando estrechamente" para mejorar una situación que, con todo, requiere de la apuesta de compañías extranjeras, a quienes traslado un "claro mensaje de que Irak está abierto para el negocio".

En este sentido, aseguró estar "deseando" culminar el acuerdo que su Gobierno prevé suscribir de forma bilateral para fijar el "futuro rol" de los intercambios , independientemente de las resoluciones de Naciones Unidas, como "parte de una nueva relación" entre Reino Unido e Irak. "Pero el de hoy es ya un día histórico", concluyó.

EXITOSAS CONSECUENCIAS

Por su parte, Al Maliki expresó su "gran apoyo" a la relación entre ambos países, que según él "ha resultado en exitosas consecuencias", como el entranamiento de las fuerzas de seguridad locales que, una vez concluido, dará paso a esta nueva relación que apostó por "promocionar".

Además, recordó otros aspectos que pueden beneficiarse, como las inversiones, y apeló a las compañías extranjeras a contribuir a la "urgente necesidad de prosperidad" de un Irak que ha sufrido "muchas guerras" y del que destacó las "posibilidades para el negocio". "Las necesitamos", añadió el primer ministro, que aseguró que su Ejecutivo ha "preparado el camino para garantizar las inversiones legales" y proporcionar "estímulos" para apostar por el país.

Así, pese a las reticencias que para la presencia extranjera pueden suponer riesgos como el de los secuestros, Al Maliki expresó su "seguridad" en que el "ambiente" en su país está "preparado para lograr inversiones y la promoción empresarial". "Estamos preparados en todos los sectores y seguro que tenemos soluciones para todos los retos que están por delante", añadió, incluso pese a "gente" que, reconoció, "quiere que el Gobierno y el Ejército fracasen". "Pero estamos preparados", concluyó.