Carmen Romero aboga por un "proyecto de más Europa" hasta conseguir la figura del presidente de la Unión

PAMPLONA, 19 (EUROPA PRESS)

La candidata del PSOE a las elecciones europeas Carmen Romero destacó hoy en Pamplona el "importante papel" que deberán jugar los votantes de izquierdas en las próximas elecciones del 7 de junio para conseguir "un proyecto de más Europa" y "trabajar, de cara al largo plazo, para que los 375 millones de votantes de la unión puedan elegir por sufragio directo al presidente europeo".

Así lo manifestó Romero, número seis de la lista del PSOE, en declaraciones a los medios de comunicación minutos antes de intervenir en la jornada 'Mujer y Europa', organizada por el foro 'Ahora ellas' y celebrada esta tarde en el Hotel Tres Reyes.

Para Romero, "es necesario conseguir una mayoría de izquierdas más fuerte", pero para eso "no basta con tener más fuerza en el Parlamento Europeo, sino que también los gobiernos de los países que lo forman deberían ir poco a poco cambiando de signo".

En este sentido, abogó por "trabajar para que los países socialdemócratas de la ampliación, en su mayoría conservadores, vayan poco a poco centrando su trabajo y proyectos en uno de progreso para que nos ayuden a conseguir más Europa".

Este objetivo no sólo será importante, en su opinión, para alcanzar "un Parlamento de progreso" sino también de cara "al futuro Gobierno de Europa", ya que ahora, añadió, "es evidente que todavía no existe, porque no se ha aprobado el Tratado de Lisboa".

En su opinión, "y aunque ahora pueda parecer osado", hay que avanzar para que en un futuro exista la figura del presidente de Europa, "al igual que EEUU tiene un presidente por sufragio directo".

Todo ello, subrayó, dependerá de si se consigue o no una mayoría de izquierdas, "ya que llevamos varios periodos con mayoría conservadora, no sólo en el Parlamento Europeo sino también en la Comisión Europea porque ésta es reflejo de los Gobiernos de los 27 países, y actualmente 20 de ellos son conservadores".

Por último, Romero censuró la política que actualmente se está llevando a cabo en Europa con un caracter "conservador y de signo populista, nacionalista y de menos Europa".