Chávez amenaza con "dar una sorpresa en cualquier momento" y cerrar medios de comunicación privados

CARACAS, 11 (EUROPA PRESS)

Los medios privados de Venezuela siguen en el punto de mira del presidente del país, Hugo Chávez, según sus propias declaraciones efectuadas ayer en su programa 'Aló, Presidente'. El mandatario venezolano advirtió a los dirigentes de los grupos de comunicación que se pueden "llevar una sorpresita en cualquier momento" y ver cómo las autoridades les retiran las concesiones para seguir emitiendo.

En concreto apuntó contra el director de la opositora cadena de televisión Globovisión, Alberto Federico Ravell, al que calificó como "un loco sin cañón" y aseguró que las emisiones de la cadena se acabarán "o me dejo de llamar Hugo Rafael Chávez Frías". "Ya basta, no vamos a aguantar más un loco con un cañón disparándole a todo el mundo", advirtió.

Sus declaraciones se producen dos días después de que un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunciase el deterioro de la democracia en el país. La Comisión destacaba la "existencia de un ambiente hostil para la disensión política" en Venezuela, así como la existencia de obstáculos directos e indirectos a la libertad de expresión "que pueden afectar el goce de los derechos y las graves condiciones en las que se encuentran las personas privadas de libertad".

Sin embargo Chávez volvió a arremeter contra los medios privados y advirtió que "se pueden llevar una sorpresita en cualquier momento" y pidió a los medios que "cambien de actitud" o se preparen para someterse a las sanciones previstas en la ley, entre las que se incluye el retiro de sus concesiones. "Nosotros hemos aguantando bastante, oligarcas se les acabó su tiempo, esto no va a seguir así", añadió.

"La usurpación de funciones por los medios de comunicación que funcionan como partidos políticos y lo niegan, que operan como grupos de presión y lo niegan, cuyas informaciones y líneas editoriales no provienen de los que trabajan en ellos, es decir, los periodistas, sino de sus dueños, una individualidad, una familia o un grupo económico, no puede aceptarse", señaló Chávez durante su programa de anoche (hora española) celebrado en Barinas, en la zona centro occidental de Venezuela.

Además, instó a los ciudadanos venezolanos a que se preparen para las revueltas de la oposición si se procede al cierre de alguna cadena de televisión. "Pónganse a creer en que yo no me atrevo", amenazó. "Están jugando con fuego, manipulando, incitando al odio todos los días. Eso no va a continuar así", sentenció.