Corina Porro se despide del Senado para presidir el Puerto de Vigo, tras confirmarle ayer Blanco que será algo inmediato

La Cámara perderá un miembro, pero el PP mantendrá su número de senadores porque va a ganar un puesto por Euskadi, a costa del PNV

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La senadora del PP por Galicia Corina Porro aprovechó la sesión plenaria de esta semana para despedirse de sus compañeros de la Cámara Alta puesto que se incorporará en los próximos días a la presidencia del Puerto de Vigo, un cambio de trabajo que será inmediato, según le confirmó ayer en los pasillos del Senado el ministro de Fomento, José Blanco.

En declaraciones a Europa Press, Porro explicó que ayer tuvo ocasión de felicitarse mutuamente con Blanco por sus nuevos cargos y que el ministro le confirmó que va a ser rápida la publicación en el Boletín Oficial del Estado de su nombramiento al frente de la autoridad portuaria. En cuanto esto se produzca, la senadora renunciará a su puesto en las Cortes.

"Le invité al ministro a que venga al Puerto de Vigo, que es clave para la economía de Galicia", aseguró la parlamentaria gallega. Corina Porro señaló que el de esta semana será su último Pleno en la Cámara, de la que se despide por segunda vez; en 2006, dejó su puesto para que Manuel Fraga, tras dejar la Xunta de Galicia, fuera designado senador autonómico.

Esta segunda despedida de Corina Porro estuvo a punto de producirse tras las elecciones gallegas, ya que fue elegida diputada autonómica. Sin embargo, continuó como senadora para no dejar al PP en la Cámara con un miembro menos, al haber fallecido su sustituto, Ángel Latas, y no estar prevista en la ley otra suplencia.

Confirmado ya su nuevo destino, hoy explicó a Europa Press que le interesa el "reto" de trabajar en el Puerto de Vigo porque es un organismo que necesita un impulso "para no perder la baza de la competitividad" y porque los tráficos en este puerto se han reducido un 32 por ciento, apuntó. "Hasta ahora todo fueron presentaciones, pero no se ha empezado ni una obra. En los dos años pasados se hizo un buen trabajo de consenso, pero sin una sola obra y hay que pasar del dicho al hecho", explicó. Entre los objetivos inmediatos, tramitar el Plan director del puerto, para ponerlo en marcha.

UN SENADOR MENOS

Como se ha señalado, el puesto de Corina Porro no va a ser ocupado por otro senador de Galicia, por lo que el Senado va a perder un miembro y pasará de tener 264 a 263 escaños. Sin embargo, la política gallega aseguraba hoy que toma la decisión de volver a Vigo "con tranquilidad" porque el paso que da ahora no perjudicará a su grupo parlamentario: los 'populares' se mantendrán en 123 miembros porque van a compensar esta pérdida con una incorporación procedente del País Vasco.

Esta es otra consecuencia del cambio de mayorías en el Parlamento de Vitoria, que el PNV perderá un senador autonómico en beneficio del PP. Hasta el momento, de los tres representantes del Legislativo vasco en el Senado, el PNV se quedaba con dos (uno cedido en ocasiones a sus socios de Gobierno, EA y EB) y el tercero le correspondía al PSE. Ahora, los tres principales grupos del Parlamento vasco se repartirán los tres puestos.

La elección de los senadores autonómicos vascos no se producirá probablemente hasta el próximo periodo de sesiones, es decir, tras el verano. Será entonces cuando se aclare en qué situación va a quedar el PNV en la Cámara Alta, porque va a pasar de cuatro miembros a tres. Para poder constituirse en grupo parlamentario propio, ha contado hasta ahora con el apoyo del PSOE, que le ha 'prestado' senadores para que alcance el número mínimo que exige el Reglamento del Senado.

En cuanto a las mayorías parlamentarias, se va a producir un pequeño cambio. De haber podido ser sustituida Porro, el PP pasarían a sumar 124 senadores, pero mantenerse en 123 le sigue compensando porque es la Cámara la que pierde un miembro y cambia por tanto el número de votos necesario para lograr la mayoría: de 133 a 132. La consecuencia es que los 'populares' estarán ahora a 9 votos de distancia de esa mayoría, en vez de a diez, pero también el PSOE, que suma 105 senadores.