Diputados catalanes y vascos calientan el ambiente en el Congreso horas antes de la final de la Copa

Zapatero espera "que gane el mejor" mientras que Rajoy tampoco se define y apuesta por el empate

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los diputados vascos y catalanes trasladaron esta mañana al Congreso el ambiente futbolero que se vive ya en las calles de Valencia, donde esta noche el Fútbol Club Barcelona y el Athletic de Bilbao disputarán la Final de la Copa del Rey.

Los parlamentarios del PNV fueron los primeros en ponerse en acción y adornaron con bufandas y camisetas 'rojiblancas' a uno de los leones de la escalinata principal del Palacio de la Carrera de San Jerónimo, aprovechando que dicho animal la combatividad del Athletic.

A los nacionalistas vascos se les preguntó por la polémica sobre los himnos y las pitadas que podrían producirse esta noche en el estadio de Mestalla. "Que canten lo que quieran", comentó José Ramón Beloki, mientras que su compañero de grupo Pedro Azpiazu señaló, en tono de broma, que los seguidores del Athletic iban a corear el 'Gora ta gora', himno del PNV.

Por su parte, Emilio Olabarría se preguntó "qué cantará Patxi López", el nuevo lehendakari, para festejar una victoria de los bilbaínos que todos dieron por segura. El portavoz del PNV, Josu Erkoreka, eludió pronunciarse alegando que es el "organizador" del evento el que tiene que decidir "qué hace con los himnos" y que el Athletic viaja a Valencia a "jugar" y a llevarse el trofeo a Bilbao.

Eso sí, todos dieron por hecho que los 'leones de San Mamés' sumarán una nueva Copa a su palmarés y que marcarán, al menos, tres goles. Erkoreka apostó por un 3-2 y Olabarría se decantó por un 3-0.

LOS DEMOCRISITIANOS SE COMEN A LOS LEONES

Los diputados aficionados al Barça se mostraron algo menos activos, pero algunos, como el portavoz de CiU Josep Antoni Duran i Lleida, se trajo la camiseta azulgrana que guardaba en el coche y se la puso ante los diputados del PNV, ensayando lo que pensaba hacer por la noche en Valencia animando al Barça.

Su pronóstico, un 1-0 en favor de los barcelonistas. "Con eso me conformo, si es más, más contento estaré", dijo, consciente de que "a los leones hay que dominarlos". "Hay un chiste en el que al final los democratacristianos se comen a los leones", agregó, con humor.

Después, una vez finalizada la segunda jornada del Debate sobre el estado de la Nación, la ministra de Defensa, la catalana Carme Chacón, y el que será nuevo secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, el bilbaíno Eduardo Madina, salieron con sus respectivas camisetas del Barça y del Athletic de Bilbao al patio de la Cámara Baja e hicieron sus apuestas: "3-1 a favor del Barça y 1-3 a favor del Athletic", respectivamente.

INTERCAMBIO DE CAMISETAS

Primero, cada uno mostró la suya --la de Chacón con el nombre de Messi y la de Madina con el patrocinador del Athletic la empresa Petronor, que preside el ex presidente del PNV Josu Jon Imaz-- y luego se las intercambiaron. Pese a las peticiones de los pronósticos, ninguno de los dos osó ponerse la camiseta del que será esta noche el rival de su equipo.

Chacón, que coincidió en su apuesta con el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, argumentó después a los periodistas que el Barça está haciendo una temporada "maravillosa" y que los jugadores, el entrenador, Josep Guardiola, y todo el barcelonismo, se merecen ganar el triplete. "Le deseo lo mejor al Athletic, pero esta noche dejadnos soñar con 'la tripleta'", indicó. De su lado, el diputado vasco manifestó, como bilbaíno, no hay "nada mejor" que que el Athletic gane "al mejor equipo del mundo".

Más prudentes se mostraron el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el líder del PP, Mariano Rajoy y el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. Pese a su declarada afición por el Barça, Zapatero no quiso 'mojarse' con una apuesta alegando que "es muy difícil" pronosticar quién se hará con la Copa del Rey. "Que gane el mejor", comentó, dando por hecho que será un encuentro "apasionante" porque los dos equipos "están fuertes".

Por su parte, Rajoy volvió a hacer gala de ambigüedad gallega y no se atrevió a augurar un resultado. "Empate a uno y habrá prórroga", dijo. Llamazares, por último, admitió que la lógica hace pensar que la Copa será para los catalanes, pero avisó de que "a veces entre la ilusión y el juego, gana la ilusión", augurando un posible triunfo de los bilbaínos.