Dos grapos juzgados por atracar un banco en Santiago dicen que "recuperar dinero para los obreros es muy saludable"

La fiscal pide 25 y 22 años para Clemente y Vidal, quienes se jactaron en otro juicio de asesinar a la empresaria Isabel Herrero

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Jorge García Vidal e Israel Clemente, los dos miembros de los GRAPO, juzgados hoy en la Audiencia Nacional por el atraco a una sucursal de Caixa Galicia en Santiago de Compostela el 4 de junio de 2006 en el que robaron más de 35.000 euros, calificaron esta acción ante el tribunal como una "expropiación" y se justificaron diciendo que "recuperar el dinero para la vida obrera es muy saludable".

Fue en su turno de última palabra cuando García Vidal insistió ante el tribunal de la Sección Primera de la Sala de lo Penal en que su acción no era un atraco sino "una expropiación" y quiso explicar esta intepretación diciendo que se trataba de "una recuperación de fondos económicos". "Consideramos que el dinero de ese banco pertenece al pueblo que trabaja, somos los trabajadores los que producimos la riqueza y luego esas entidades bancarias la emplean contra ese mismo pueblo, recuperar el dinero para la vida obrera es muy saludable", sentenció.

García Vidal comenzó su declaración de hoy manifestando su deseo de contestar en gallego. "Es mi lengua", argumentó el 'grapo' quien admitió su pertenencia a la banda desde 1997. "Era integrante de los GRAPO y actuaba concretamente en la extracción de fondos para la organización", explicó ante el tribunal presidido por Javier Martínez Lázaro.

A la hora de relatar los hechos por los que se le acusan, García Vidal definió el atraco al banco como "una expropiación" y su testimonio acerca del desarrollo del asalto fue distinto de las tesis defendidas por la fiscal. La representante del Ministerio Público sostiene que ambos terroristas asaltaron al director de la sucursal bancaria cuando salía de su casa, le encañonaron, le amenazaron con atacar a su familia y le condujeron hasta el banco.

Sin embargo, el 'grapo' negó cualquier hostilidad contra el director de la oficina bancaria, así como haberle apuntado con la pistola o haberle hablado de su familia. De hecho, explicó que tuvieron que esperar a que llegase el interventor de la sucursal para abrir la caja fuerte y narró que el tiempo de espera lo emplearon en "hablar de la prensa" con su rehén.

"EXPLOTACIÓN LABORAL"

Según recordó el acusado, el director del banco les pidió que tuviesen cuidado con el interventor ya que había tenido un problema cardíaco el día anterior --para lo que requirió inlcuso la asistencia de una ambulancia--. Este hecho, le sirvió al 'grapo' para denunciar el abuso laboral al que era sometída su víctima. "Es una prueba de la explotación laboral, un hombre que el día anterior había tenido un amago de infarto, al día siguiente tenía que ir a trabajar", denunció.

A partir de ahi, García Vidal recordó que se llevaron el dinero del banco, aunque no recordaba la cantidad exacta. "Eso estará en las cuentas de Caixa Galicia, los bancos cuentan bien sus cuartos", dijo el terrorista, quien contó durante su declaración con la asistencia de un traductor.

Posteriormente, su compañero Israel Clemente López se presentó ante el tribunal como miembro del comando central de los GRAPO desde 2001 y máximo dirigente de la banda entre 2002 y 2007". "Reivindico y asumo todas las acciones de la banda entre esos años", dijo.

"¿Usted también va a necesitar traductor?", le preguntó el presidente del tribunal. "No, yo soy de León", replicó el terrorista, quien respaldó la versión de su compañero aunque con algunas "matizaciones". Según declaró, el director del banco nunca les dijo que su compañero hubiese sufrido un infarto y, preguntado acerca de si le amenazaron con atacar a su familia, admitió que "es problable". "Se trataba de un atraco, hay que hacer cosas para que la persona acceda a hacer algo que de forma natural no haría", justificó.

"ME ENCAÑONARON CON PISTOLAS"

Por su parte, el director del banco recordó como aquel día salió "temprano de casa y a los 100 metros salieron dos personas". "Me encañonaron con pistolas, entramos en la oficina y estuvimos unos 45 minutos a hasta que llegó mi compañero y abrimos las cajas", relató.

"Me comentaron que conocían a mi familia y que tenían datos de ellos, me sentí amenazado", contestó el banquero, quien comfirmó que un día antes su compañero el interventor tuvo un problema cardiáco. Asimismo, el propio interventor confirmó los hechos. "Entré en la oficina y el director me dijo: 'estáte tranquilo, nos están atacando, luego me dijeron que eran de los GRAPO".

Por todos estos hechos, la fiscal solicitó 25 años para Israel Clemente y 22 años para Jorge Vidal. Les acusa de un delito de integración en banda terrorista --en el caso del primero en grado de dirigente--, otro de lito de atentado contra las personas y un delito de terrorismo con robo con violencia y detención ilegal. No obstante, la representante del Ministerio Público redujo levemente su petición inicial --27 años para ambos-- al considerar que el delito de detención ilegal por el que venían siendo acusados se engloba dentro del de robo con violencia.

Estos dos terroristas fueron juzgados los pasados 7 y 8 de mayo por el asesinato de Isabel Herrero en un juicio en el que se jactaron de haber acabado con la vida de la empresaria zaragozana. Concretamente, Jorge García Vidal se mostró "orgulloso" del asesinato, que se produjo en Zaragoza en febrero de 2006. Por su parte, Clemente también fue conducido fuera de las dependencias en las que se celebraba el juicio cuando, a pesar de prometer que no protagonizaría "ningún histrionismo" en su turno de última palabra, lanzó una bravata en defensa de la lucha armada.