El Congreso comienza mañana la restauración del mosaico isabelino de su vestíbulo principal, por un coste de 220.000 euros

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El Congreso de los Diputados comenzará mañana los trabajos de restauración del mosaico de piedra que pavimenta el vestíbulo principal del Palacio, conocido como Vestíbulo de la Reina o de Isabel II, para el cual están presupuestados 220.000 euros y cuyo plazo de ejecución es de seis meses.

El citado mosaico estaba desde hace años cubierto con una alfombra para evitar un mayor deterioro del que ya sufre como consecuencia del paso del tiempo, por lo que la Mesa de la Cámara decidió en los Presupuestos de este año destinar la citada partida para poder recuperarlo en su totalidad y poder pisar sobre él sin problemas.

El mosaico, uno de los más importantes y grandes que existen en el país, se encuentra en el vestíbulo principal del Palacio de la Carrera de San Jerónimo, por donde los Reyes de España acceden al Congreso en días como el de la apertura solemne de cada legislatura.

LISTO PARA LAS PRÓXIMAS PUESTAS ABIERTAS

También los ciudadanos pueden hacer lo propio pero sólo durante los días en los que se celebran las jornadas de puertas abiertas. Precisamente para las que tendrán lugar el próximo diciembre, la Cámara Baja prevé tener concluidas ya las tareas de restauración de la obra.

De forma elíptica, el mosaico está basado en estucos de diversos colores y cuenta con una bóveda de casetones. Está presidido por una estatua de la Reina Isabel II, en mármol de Carrera, obra de José Piquer y Duart. Además, en las paredes de la citada estancia se encuentran los retratos de dieciocho destacados políticos de los siglos XIX y XX, entre ellos los de Cánovas, Sagasta, Pi y Margall, Salmerón, Castelar, Alcalá Zamora, Lerroux, Canalejas o Alonso Martínez.

El pavimento del vestíbulo, llamado 'battuto a la veneciana', es un mosaico formado por mármoles de diferentes tonalidades: rojo, ocre, negro y gris, que cubre una planta rectangular, rematada en dos semicírculos en sus lados menores, con una superficie total de 104,9 metros cuadrados aproximadamente.

En el rectángulo central aparece la fecha de ejecución, 1850, en rojo sobre fondo blanco rodeado perimetralmente por varias bandas monocromas, y enmarcado por una cenefa de motivos vegetales, con hojas de parra y pámpanos. En los semicírculos de los lados se repite el esquema decorativo enmarcando sendas coronas de laurel. La separación de las tres zonas está decorada con una greca geométrica de color rojo sobre fondo blanco.

SEIS ESPECIALISTAS

Además de los cambios realizados desde su creación, el mosaico ha sufrido diversos daños a causa de los distintos usos que se ha dado a este Vestíbulo, en el que en tiempos de la Monarquía se instaló, por iniciativa del Conde de Romanones, un restaurante que posteriormente se transformó en cafetería, y que se mantuvo hasta que en 1982 se inauguró la primera ampliación del Congreso.

La finalidad de las tareas de restauración del mosaico, cuyo estado ha sido analizado por el Departamento de Patrimonio Histórico-Artístico y Adquisiciones del Congreso junto a un conservador del Museo del Prado y un experto en el tema, es reintegrar las faltas y consolidar la obra, en la que trabajarán seis especialistas.