El Gobierno de Ibarretxe aseguró a Múgica que la oferta de clases en castellano en 2008 disminuyó por la baja demanda

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La Conserjería de Educación del Gobierno vasco presidido por Juan José Ibarretxe respondió al Defensor del Pueblo que las quejas relativas al descenso de la oferta de clases en castellano durante 2008 disminuyó en función de la dismunción de la demanda. Así queda reflejado en el informe de la institución que dirige Enrique Múgica correspondiente al citado año.

El Defensor del Pueblo recibió quejas expresas que cuestionaban la evolución de la oferta de plazas educativas en los distintos modelos lingüísticos vigentes en el País Vasco. Los promotores de esta queja planteaban que la administración educativa vasca dejaba en manos de los centros docentes este aspecto. Juzgaban que esto es "contrario a las previsiones legales que contemplan distintos modelos lingüísticos basados en la utilización como lengua vehicular de una u otra, o de las dos lenguas cooficiales en el País Vasco".

La queja precisaba que las decisiones de los centros no respetaban, a juicio de los reclamantes, "el expresado derecho de elección de los alumnos y sus padres" y añadían que, en muchos casos, se ha impedido el ejercicio de su "derecho de libertad de opción del modelo lingüístico o, lo que es igual, de su derecho a elegir, dentro de las opciones legalmente establecidas, la lengua vehicular en la que desean escolarizar a sus hijos".

A su juicio, el hecho de que las decisiones en esta materia se dejen en manos de los centros educativos ha supuesto "paulatinamente" la práctica desaparición la oferta educativa en castellano. Se referían, en concreto, los reclamantes a la situación existente en este aspecto en la provincia de Álava y en su capital, Vitoria, ciudad en la que, según datos de la propia consejería, el 95 por ciento de la población es castellano-hablante. Apuntaban que la oferta de plazas de enseñanza en castellano se ha reducido por debajo del 20 por ciento del total de plazas existentes.

La consejería, por su parte, aseguró al Defensor del Pueblo que atendió mayoritariamente las peticiones de plazas escolares en castellano y que la oferta de este modelo disminuyó "progresivamente" en la medida en que había bajado la demanda del mismo. Sin embargo, se comprometieron a que "si la oferta fuera insuficiente para atender a la demanda" dicho departamento "no tendría inconveniente en incrementar la oferta pública" del modelo castellano "en aquellas zonas donde fuera necesario", y garantizó que "en cualquier caso se garantiza la escolarización" en castellano "a quienes optan por dicho modelo".