El Gobierno mantiene un "escrupuloso y absoluto respeto" ante los procesos de la AN, como el del Tibet

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, subrayó hoy que el Ejecutivo mantiene "una actitud de escrupuloso y absoluto respeto" ante las decisiones que se tomen en el ámbito judicial, también tras la decisión de la Audiencia Nacional de investigar los disturbios registrados el pasado año en el Tibet, y que ha provocado las protestas de China.

Al ser preguntada en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros por las exigencias del Gobierno chino, que ayer pidió a España que tome "medidas inmediatas y efectivas" para cesar de inmediato la investigación iniciada por el juez Santiago Pedraz, la vicepresidenta primera afirmó que el Gobierno "no tiene nada que decir sobre un asunto que está en los tribunales". "La posición del Gobierno en este tema es siempre, en lo que está en el ámbito de la Justicia, mantener una actitud de escrupuloso y absoluto respeto", recalcó.

Sobre la posibilidad de modificar la Ley del Poder Judicial para acotar las competencias en materia de jurisdicción universal de los tribunales españoles, como esta semana apuntó el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, De la Vega subrayó que la normativa española "establece criterios muy claros" a este respecto.

Así, tras recordar que este principio "data del siglo pasado", destacó que la jurisdicción universal "es compatible con el principio de subsidariedad y con la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional" y aseguró que estas posiciones son las que los jueces y fiscales "van manteniendo", cuando se plantean cuestiones de índole internacional ante la Audiencia Nacional.

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, dejó ayer claro en una entrevista que el Ejecutivo socialista prefiere que sean los tribunales internacionales los que juzguen delitos perseguidos por el principio de jurisdicción universal en detrimento de los tribunales de cada país. Caamaño también rechazó iniciar causas contra otros países democráticos como la iniciada en la Audiencia Nacional sobre las presuntas torturas practicadas por Estados Unidos en el centro de detención de Guantánamo, porque lo "prudente" es aplicar el principio de subsidariedad.

Fuentes gubernamantales aseguraron que el Gobierno no está estudiando una posible modificacion de la ley para cambiar este principio.